Esperan sembrar 100 mil árboles de cacao fino en 2013

El país debe importar unas 800 toneladas de cacao anuales de Nicaragua y Honduras. Hay opción de negocio para agricultores.

El cacaotal requiere inversión en los primeros dos o tres años y puede explotarse hasta por 30 años. FOTO EDH / cortesía

Desde el año 2009 los productores de cacao en El Salvador se trazaron objetivos bien claros para intentar recuperar este tipo de cultivo milenario -y olvidado- en el país.

Es así como el año pasado, la Sociedad Cooperativa de Productores de Cacao de El Salvador (ES-CACAO) logró unas 40 fincas retomaran la siembra de cacao fino de aroma en el país. Al final cerraron con 50 mil arbolitos.

Y ahora la gran apuesta para este nuevo año 2013 es incrementar en un cien por ciento el cultivo de cacao fino de aroma, y con ello sumar a más fincas y transformar tierras ociosas.

De acuerdo con el presidente de ES-CACAO, Rafael Trigueros Hecht, este año se proponen formar a más productores en la técnica moderna del cultivo y se proponen sembrar unos 100 mil árboles de este fruto, "considerado de la mejor calidad para la exportación internacional", según el productor.

"Nuestro plan es a siete años, estamos en el tercer año y nos proyectamos al 2016 tener ya sembrados un parque cacaotero de ochocientos mil árboles de cacao fino de aroma, unas mil manzanas en todo el país, lo que significaría el ingreso por la puerta ancha y total al mercado internacional", dijo Trigueros Hecht.

El agricultor explicó que en 2012, se quedaron cortos con los 50 mil almácigos de cacao, ya que hubo mucho interés de parte de productores en volver a cultivar este fruto.

"Los empresarios agrícolas visionarios saben que apostarle al cacao fino de aroma es una apuesta rentable a mediano plazo, es una vuelta a nuestra identidad y una forma de favorecer al medio ambiente", reitero Trigueros.

El "fino de aroma" representa el 5% de todo el cacao que se produce en el mundo y por su ubicación geográfica y tipo de terreno, El Salvador está entre los países donde puede sembrarse (ideal entre 10 a 900 msnm, y con humedad).

El objetivo a largo plazo es vender todo ese cacao a las chocolaterías europeas que son las más exigentes en el mundo.

Por ahora el país solo produce 200 toneladas por año, y debe comprar otras 800 toneladas a países como Nicaragua y Honduras, aunque según ESCACAO no es producto de alta calidad o fino de aroma.

En El Salvador existen unas 450 mil manzanas de tierras en descanso u ociosas y esta asociación ofreció la alternativa de cultivo de este fruto en las tierras que reúnan las condiciones adecuadas.

Otra de las proyecciones para 2013 es inaugurar el Museo Nacional del Cacao, como una puerta cultural turística al mundo, para que visitantes nacionales y extranjeros conozcan de la historia de este codiciado fruto. —EDH