A la baja costos de envíos de remesas y aumenta volumen para la región

Informe presentado ayer en el centro Diálogo Interamericano Bancos ven amenaza en caso de imponer impuesto a los envíos Registran una leve baja en los envíos a A. L.

La modernización de las telecomunicaciones y la integración de los sistemas financieros en una economía globalizada ha permitido una baja sostenida en los costos de envíos de remesas que en países como El Salvador ha pasado de 6.7 por ciento que se pagaba en 2001 a 4.7 por ciento que se paga en la actualidad, según muestra el informe "El mercado de transferencia de dinero: servicios de envío de remesas en América Latina y el Caribe".

El estudio realizado por el analista Manuel Orozco, director del programa de envío de remesas y desarrollo del Diálogo Interamericano en Washington, sistematiza la información de una década sobre este importante sector que se ha convertido en columna vertebral en la economía de algunos países latinoamericanos para los que las remesas constituyen la principal fuente de divisas.

En un foro realizado en el centro de pensamiento en la capital estadounidense, Orozco, acompañado de representantes de empresas del ámbito financiero que compiten en este sector, aseguró una de las novedades del informe es la tendencia de los bancos a tener mayor dominio sobre este rubro, que hasta la década de los 90 era propiedad de un sector semiformal del mercado de envíos con proveedores identificados como locales para cada país.

El estudio sugiere que los costos de transferencias han bajado por la diversificación de los servicios bancarios y las formas alternas de pagos de las remesas que van desde los depósitos directos a las cuentas de los benefactores o servicios "online" y una disminución paulatina del circulante en efectivo, con excepción de amplias zonas rurales en los países destinatarios.

"El modelo está cambiando rápidamente de efectivo a efectivo, para pasar de efectivo a cuenta o de cuenta a cuenta (…) El informe identifica que los costos siguen cayendo, que hay más redes de pago y que el acceso ha aumentado sustancialmente", asegura Orozco.

El Salvador crece

En ese panorama, bancos como Wells Fargo han logrado concentrar un buen segmento del mercado con las alianzas en la red de bancos locales en México, Centro y Sudamérica, explica a El Diario de Hoy Daniel Ayala, director de Servicios de Remesas Globales, de esa institución financiera.

"En México trabajamos con ocho entidades bancarias, en Centroamérica igual y países como El Salvador trabajamos con Banco Agrícola y lo que era antes HSBC, así tenemos un nivel de cobertura a nivel nacional", explica, el ejecutivo, a la vez que indica que una de las grandes ventajas de la interacción bancaria es que se maneja la entrega del dinero en tiempo real; es decir que a los pocos segundos de enviada la remesa desde Estados Unidos ya está disponible para el destinatario el país receptor.

Guatemala es en el caso de la región el que más recibe remesas ($4,700 mill. este año).

Ayala agrega que los volúmenes de transferencias de esta entidad bancaria, que es considerada en el informe como la principal proveedora del servicio remesas para Latinoamérica y Asia, México y Centroamérica constituyen un mercado fuerte de envíos y de los países que mantienen una tendencia de crecimiento en la recepción de estos fondos.

"Nuestro mercado más importante en Latinoamérica son México, El Salvador y Guatemala, donde predomina más en cuento a volumen. Después de esos tres yo diría que República Dominicana y Colombia", explica el titular de Wells Fargo.

Datos del Banco Central de Reserva de El Salvador (BCR) muestran que el país incrementó sus remesas en 2012 en más de siete por ciento si se compara con 2011.

Hasta octubre, los salvadoreños residentes principalmente en Estados Unidos habían inyectado a la economía local unos 3,223 millones de dólares en efectivo.

Al cierre del año, los envíos aumentan con la temporada navideña que no pasa inadvertida por las compañías proveedoras del servicio que han puesto sus ofertas para subir el balance al cierre de 2012. Wells Fargo, por ejemplo, tiene un plan de envío gratuito para los inmigrantes con cuentas bancarias en la entidad y que muevan flujos mayores a 300 dólares durante la temporada navideña.

Impuestos son amenaza

Mario Trujillo, representante de Dolex Dollar Express, compañía de transferencias de efectivo hacia países latinoamericanos, explica que con la cada vez mayor competencia en este sector donde están enrolados los bancos, las posibilidades de competir son escasas para empresas independientes que suplieron la demanda en décadas pasadas.

Además las discusiones o iniciativas para cargar ciertos impuestos a las remesas complicarían más el sector por los costos que demandaría gestionar esos ingresos para encaminarlos a las arcas de los estados.

Para Ayala, de Wells Fargo, de haber leyes especiales en los países que impongan carga tributaria a las remesas, de las que ha habido pequeños asomos en países en aprietos fiscales como El Salvador, eso trastocaría los mecanismos.

"Ha habido propuestas en varios países sobre incrementar o establecer un impuesto sobre las remesas que se ha implementado en algunos lugares de forma efectiva y otros no. Eso puede conllevar a que el usuario busque una forma de evitar el pago de ese tipo de recaudo mediante el uso de canales no oficiales para el envío de la remesa", explica el ejecutivo.

En el panel foro moderado por el presidente del Diálogo Interamericano, Michael Shifter, se consignó que el sistema bancario y los pequeños proveedores han logrado establecer una red de unas siete mil instituciones de créditos que atienden en unos 200 mil puntos de atención a los receptores de remesas en América Latina.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.