resumen noticias

ANEP: país tendrá carga tributaria más grande en A.L.

Al llegar a 19 % el próximo año, El Salvador superará a Uruguay

Karla Argueta negocios@eldiariodehoy.com Lunes, 10 de Diciembre de 2012

El próximo año, El Salvador se convertirá en el país de América Latina con la mayor carga tributaria, aseguró ayer la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), que advirtió de las negativas consecuencias que tendría un tercer paquete fiscal para la atracción de inversiones.

De pagar un poco más de $17 en concepto de carga tributaria por cada $100 producidos, el próximo año serán casi $20 los que ingresarán a las arcas del Estado por cada $100, explicó Waldo Jiménez, director de Asuntos Económicos y Sociales de la ANEP.

Detrás del país quedaría prácticamente toda Latinoamérica, incluidos los países de economías pujantes como Uruguay, Costa Rica y Colombia, que tienen tasas de crecimiento superiores al 1 % que se espera para El Salvador.

"Cuando inició esta gestión presidencial, una de las metas que se propuso el Gobierno fue alcanzar una carga del 17 %, es decir que de cada $100 que producía la economía, el gobierno esperaba recaudar $17. Esta meta se cumplió y se superó en 2011", detalló Jiménez, cuando Hacienda recibió ingresos por más de $3 mil millones.

Este año se espera que el Gobierno haya recaudado $3,466 millones y la proyección para 2013 son casi $4,000 millones, cifras que superan los $2,609 millones que llegaron al Fisco en 2009, cuando Mauricio Funes y su gabinete tomaron posesión.

El incremento de los ingresos, sin embargo, le han resultado insuficientes al Gobierno, que atraviesa por un problema de liquidez que mantiene en vilo a proveedores y a las mismas instituciones estatales por la falta de fondos para operar.

"El Gobierno de El Salvador no tiene un problema por el lado de los ingresos, porque han crecido a una tasa de 10 % cada año. Estamos tomando una deuda tan alta porque el Gobierno ha decidido tener un tipo de gasto que no va relacionado con el desempeño de la economía. El gasto es excesivo y no resuelve los problemas de los salvadoreños", subrayó Jiménez.

La directora de Inteligencia Industrial de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), Doris Rodríguez, subrayó que el Gobierno ha sido bastante creativo para pensar en nuevos cargos y en formas de incrementar los ingresos, pero no ha puesto el mismo empeño en reducir el gasto, y advirtió que de aprobarse el impuesto a cheques y transferencias electrónicas, así como la retención de impuestos para el control de la liquidez, el sector industrial salvadoreño se volverá menos competitivo.

Rodríguez valoró como contradictorio que desde la Secretaria Técnica se haya impulsado una ley para la estabilidad jurídica, cuando "año con año se les está dando ( a los empresarios) una sorpresa con nuevos impuestos".

"Uno se pregunta cómo los inversionistas podrán tener confianza de invertir en El Salvador (...) No podemos esperar mayor inversión, ni nacional ni extranjera, con iniciativas de este tipo", recalcó la economista de la ASI.

Aunque el borrador que ha consultado el sector privado sobre la ley de transferencias contempla que será aplicada a montos superiores a los $500, Jiménez reflexionó que tendrá un efecto negativo en cualquier familia que, por ejemplo, solicite un crédito para obtener una vivienda.

Mario Magaña, director de Asuntos Económicos y Comerciales de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (Camarasal), opinó que Hacienda debe enfocarse en ampliar la base tributaria, en incluir al sector informal y en combatir la evasión, en lugar de pensar en más tributos, sobre todo en una etapa en la que la que los niveles de inversión han tocado mínimos históricos y la generación de empleos sigue siendo insuficiente. "Actualmente hay un nivel de inversión que ronda entre el 13 y el 14 % del PIB, cuando debería andar por el 20 %", dijo Magaña, quien añadió que el PIB ha caído a niveles de 2008, y aunque la inflación se ha mantenido baja no es una buena noticia, recalcó Magaña, pues eso es signo de una demanda totalmente deprimida, concluyó.