España revive debate por ayuda

b Fue decepcionante que no lograran recaudar toda la cantidad prevista en una subasta de bonos

MADRID. España no alcanzó ayer su objetivo máximo en una subasta de bonos, lo que provocó que los mercados se deshicieran de la deuda del país, mientras que los inversores se preguntan en qué momento el Gobierno solicitará ayuda financiera internacional.

Los rendimientos cayeron en comparación a ventas anteriores, lo que refleja una reciente alza en precios desde que el Banco Central Europeo prometió en septiembre respaldar a los endeudados países de la zona euro, incluyendo a España, con compras ilimitadas de bonos si es que esos países solicitan ayuda formalmente.

Pero el Tesoro español, que enfrenta un pesado calendario de deuda en 2013, vendió 4,300 mil millones de euros (5,600 millones de dólares) en bonos frente a un rango objetivo de entre 3,500 y 4,500 millones de euros.

"Fue un poco decepcionante que no lograran recaudar toda la cantidad prevista", dijo Nick Stamenkovic, estratega de RIA Capital Markets.

"La mera escala de emisiones del próximo año y la escasez de demanda de inversores internos me sugiere que es solo una cuestión de tiempo antes de que España tenga que pedir un rescate formal, pero esa es una historia para comienzos de 2013", agregó.

El rendimiento de los bonos españoles a 10 años cayó al 5,290 por ciento desde el 5,458 por ciento de la última subasta y mucho menos que los máximos de más de un 7 por ciento alcanzados durante el verano boreal, antes de que la iniciativa de bonos del BCE bajara la temperatura a la crisis de la zona euro.

Pero en la batalla más amplia de Madrid por reequilibrar su economía y reducir su deuda, los costos de endeudamiento continúan incómodamente altos para un país que enfrenta otro año sin crecimiento económico.

Golpeada por una depresión económica que ha dejado a una de cada cuatro personas sin empleo, así como por excesos de gastos por parte del Gobierno central y de gobiernos regionales, España probablemente no cumpla con su meta de déficit de 2012.

Su base de manufacturas también continúa encogiéndose. Datos divulgados el miércoles mostraron que la actividad fabril española se contrajo por decimonoveno mes consecutivo en noviembre y que la producción industrial cayó un 3.3 por ciento interanual en octubre.

Señal de debilidad

El rendimiento de la deuda a 10 años ofreció poco o ningún premio respecto a la tasa a la que los bancos negociaban el papel antes de la subasta, una señal de un resultado débil.

El Tesoro español vendió también un bono con vencimiento al 31 de octubre de 2015 a una tasa de rendimiento menor a la registrada en una subasta previa, y papeles al 30 de julio de 2019 con un rendimiento mayor a la venta de títulos similares en enero.

En el mercado secundario, los rendimientos de los bonos españoles a 10 años extendieron su alza y los Bunds alemanes revirtieron pérdidas tras los resultados, lo que indica la decepción del mercado.

La subasta española contrastó con una fuerte demanda de una subasta por 3.300 millones de euros de bonos alemanes a dos años, que vendieron con rendimientos negativos.

Las preocupaciones de que en Estados Unidos se logre un acuerdo para evitar una crisis fiscal a comienzos del próximo año, ha impulsado los activos considerados como refugio seguro recientemente por los inversores. —REUTERS