resumen noticias

Nueva tasa encarece los costos de la construcción

Justo hace un mes, el Viceministerio de Vivienda comenzó a cobrar nuevas tasas a la construcción

Guadalupe Hernández negocios@eldiariodehoy.com Lunes, 3 de Diciembre de 2012

Hasta un 6 % se han encarecido los proyectos que ejecuta la industria de la construcción desde hace un mes debido a que el Viceministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano (VMV) comenzó a cobrar una nueva tasa, avalada por el Ministerio de Hacienda.

Al respecto, la Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (Casalco), explicó que el cobro de la nueva tasa se ha producido de forma inconsulta, y en el momento menos adecuado, pues aún no está aprobada la Ley de Agilización de Trámites de la Construcción.

La gremial reconoce que una vez que esa ley este aprobada, el Viceministerio de Vivienda necesitará más recursos para hacerle frente a los tiempos de respuesta de los trámites.

Sin embargo, la propuesta de ley aún no ha sido enviada a la Asamblea Legislativa, por lo que Carlos Guerrero, presidente de Casalco, considera que el gobierno se adelantó sin contar aún con las medidas complementarias.

El cobro de la tasa es por metro cuadrado del área de construcción, en las diferentes etapas de un permiso, trámites como línea, calificación, factibilidad de aguas lluvias, revisión vial y otro tipo de gestiones (ver tabla anexa).

"Nosotros estábamos en conocimiento que una vez que entrara la Ley de Agilización habría un cobro, pero obviamente se tendría el beneficio de la aceleración de los tiempos de respuesta", afirmó Guerrero.

La medida fue avalada por el Ministerio de Hacienda, por medio del Acuerdo Ejecutivo 1,655 del 22 de octubre de 2012, para que el Viceministerio de Vivienda perciba fondos por el pago de trámites de construcciones y parcelaciones habitacionales y no habitacionales, y otros servicios.

La gerencia de Trámites de Urbanización y Construcción del VMV, la cual anunció la incorporación de los precios por servicios y bienes prestados, explica en un comunicado, que "el costo absorbido por la institución es necesario para la sostenibilidad y la prestación eficiente de los servicios, en el marco del cumplimiento de la Ley de Urbanismo y Construcción y su Reglamento".

Los ingresos que se perciban serán depositados en la cuenta de la Dirección General de Tesorería –Fondo de Actividades Especiales– del MOP.

La medida ha obligado a la gremial de la construcción a solicitar una revisión, para disminuir la tasa o que se cobre una que sea más manejable para la industria.

Casalco espera que esta nueva tasa sea revisada o disminuya, porque "el Viceministro de Vivienda (Roberto Góchez) ha tenido bastante apertura para que el cobro sea manejable según los costos de la industria", afirmó.

No obstante, Casalco considera que este tipo de medidas afectan la industria, no solo por el encarecimiento de los costos de operación, sino por el mensaje a los inversionistas.

La tramitología

La semana pasada, la gremial participó en la XXV reunión de presidentes y gerentes de la Organización Regional de Cámaras de la Construcción de Centroamérica y El Caribe, en donde se analizaron los principales problemas y retos de la industria.

En ese marco, se concluyó que la tramitología y la alta burocracia siguen siendo los principales problemas que afectan a las empresas constructoras de la región.

En El Salvador, por ejemplo, una obra de mediana o gran envergadura, requiere actualmente entre dos o tres años para obtener los permisos de construcción en todas las instituciones.

"Eso es un obstáculo a la construcción, a la generación de empleo y a la economía en general", expresó.

La propuesta de Ley propone que los permisos se puedan obtener en 130 días hábiles, de manera que las instituciones visualicen como un aspecto estratégico el agilizar los trámites de los proyectos de construcción.

De ahí, la importancia de contar con una Ley, que por hoy aún no ha llegado a manos de los diputados.

Sin duda alguna, eso vendría a mejorar los índices de competitividad del país, un índice en el que el país ha retrocedido notablemente en los últimos años.

Guerrero sostiene que otro de los grandes retos de la industria es el crecimiento con respecto al Producto Interno Bruto (PIB). Si bien el año pasado, la construcción cerró con un 2.5 % de crecimiento y este año esperan un 3 %, todavía no se ha llegado al ritmo de dinamismo que se tenía antes de 2008.

Y si se mide, el aporte del sector como porcentaje del PIB, también el país se queda a la cola con un 5.8 %, mientras que Guatemala aporta el 15 %, Honduras el 15 % y Nicaragua el 11 %.

Casalco sostiene que el poco crecimiento que muestra el sector se debe al dinamismo generado por la inversión pública, derivada del Fomilenio II y la construcción del Bulevar Monseñor Romero.

"Pero el reto es grande", dice la gremial, porque el país está por debajo de la región. En puestos de trabajo, por ejemplo, se han recuperado 4,000 empleos, con 26 mil cotizantes en el Seguro Social, pero el reto es llegar a tener 34 mil empleos directos, como ocurrió en 2008.

Según Guerrero el país también debe mejorar las cifras de Inversión Extranjera Directa (IED), pues el resto de países de la región han sido más exitosos en esta tarea.

En su opinión, el crecimiento de la industria sólo vendrá con la aprobación de las leyes de agilización de trámites y la de facilitación del crédito para compra de vivienda.

También se necesita apoyo del gobierno, a través de políticas que generen predectibilidad, confianza, transparencia y reglas claras. Guerrero insiste que quieren apostarle no solo al crecimiento del sector sino también del país, a través de la generación de fuentes de trabajo.