La USAID y el PNUD impulsan banca móvil

b Estos organismos internacionales han participado en la elaboración de una ley para este servicio

La banca móvil abarataría los costos de transacciones financieras. Foto EDH / archivo

Impulsar la "banca móvil" es la estrategia que propone la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y las Naciones Unidas para incrementar el acceso de los servicios financieros a la población con menores ingresos.

De hecho, ambas organizaciones han asesorado al Banco Central de Reserva (BCR) y a la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF) en la elaboración del marco legal para regir el funcionamiento de este servicio que ofrece un tipo de "banca sin sucursales".

Según el indicador Global Findex, que mide la actividad financiera en el mundo, en Centro América, el país y Nicaragua son los que tienen el menor porcentaje de personas con una cuenta de ahorros (14 %). Frente a esa cifra, se impone Costa Rica, en donde el 50 % de los adultos posee cuenta de ahorros, mientras que en medio se encuentran Honduras y Guatemala con 21 % y 22 %, respectivamente.

La falta de una cuenta de ahorros ocasiona que una persona no sea sujeta de créditos para vivienda, para consumo o para actividades productivas, y aunque Josué Gastelbondo, Coordinador del Programa Conjunto F-ODM, "Vivienda y asentamientos productivos urbanos sostenibles", reconoció que la banca móvil no será la panacea que le ofrezca a la población más pobre mayor acceso al crédito, subrayó que será capaz de ofrecer servicios financieros a un costo menor, y añadió que en le medida en que la población tenga mayor acceso a la tecnología estos tenderán a disminuir de precio.

En el país, la compañía de telefonía Tigo ha sido la primera en lanzar una plataforma que permite las transferencias monetarias; sin embargo, se espera que una vez sea aprobada la ley más empresas estén interesadas en ofrecer servicios financieros a través d e un teléfono móvil, tal y como ocurre en países de África y Asia.

Solo al sur del Sahara, por ejemplo, el año pasado, el 16 % de los adultos consultados afirmó haber usado un teléfono celular para pagar facturas, enviar o recibir dinero.

"Pretendemos que El Salvador cuente con una normativa amplia, que incluya una regulación abierta, en donde el dinero móvil de oportunidades a sectores de menos ingresos", afirmó Sandra Duarte, de USAID. —EDH

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.