Cepal pide más coordinación para impulsar a las pymes

El organismo instó a los Estados a crear políticas para facilitar el crédito y la innovación

Las pequeñas empresas necesitan tecnificarse, dice un informe de la Cepal. Foto EDH/Archivo

Aunque las pequeñas y medianas empresas representan el 99 % del total de firmas y dan trabajo al 67 % de los trabajadores en Latinoamérica, su contribución al Producto Interno Bruto (PIB) sigue siendo muy bajo, según indica un informe de perspectivas económicas para 2013 elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (Ocde).

Los niveles de productividad de las grandes empresas son seis veces más altos que los de las pymes.

El informe señala, además, que en los volúmenes de exportación la presencia de las pymes latinoamericanas también es pequeña. Sólo cerca del 10 % de éstas exportan parte de su producción.

El Talón de Aquiles es el financiamiento. Los datos indican que "solo 12 % del total de créditos otorgados en la región van hacia estas empresas, comparado con el 25 % en los países de la Ocde. Asimismo, 34 % de los pequeños negocios en América Latina cree que el acceso al financiamiento es una grave limitación", señala el documento, presentado el viernes, durante la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno, en Cádiz, España.

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, dijo durante la presentación del documento en Cádiz que "las pequeñas y medianas empresas (pymes) en América Latina pueden transformarse en agentes importantes del cambio estructural y del aumento de la productividad.

Sin embargo, enfatizó que "se requiere una mayor coordinación para ayudar a las pymes a superar sus obstáculos".

El informe destaca que las pymes deben jugar un papel central en la tarea de incrementar el crecimiento potencial de América Latina y crear empleos de mayor calidad, pero que es necesario ayudarles a través de políticas financieras que les faciliten mejores condiciones de crédito.

"A las pymes frecuentemente se les aplica tasas de interés mucho más altas que a las grandes empresas por parte de los bancos comerciales, que alcanzan hasta el doble en varios países", expone el informe.

En El Salvador

Los datos latinoamericanos pueden comprobarse con los datos salvadoreños.

El presidente de la Unión de pequeñas y medianas empresas (UniónMipymes), Pablo Durán, aseguró que en el país hay aproximadamente un millón de pequeñas empresas que generan unos tres millones de empleos.

Sin embargo, no logran aumentar su productividad debido a factores como el cooperativismo y el acceso al crédito formal.

"Casi 75 % de las pequeñas empresas se dedican al comercio y el sector productivo es muy pequeño. Son muy pocos los que producen. Casi todas trabajan de comprar y vender", aseguró Durán.

"Un reto importante es organizar a estas empresas y agruparlas en cooperativas para que no produzcan individualmente, sobre todo los que trabajan en el agro", afirmó.

El otro gran problema es el acceso al financiamiento, que está ligado a la formalidad en la que trabajan. "Si una pequeña empresa no está formalizada, es bien difícil que pueda acceder a créditos", dijo Durán.

Y esta formalidad también está ligada a la facilidad que el Gobierno pueda darle para poner su negocio en regla con la ley. Durán recordó que en cierta oportunidad, el Gobierno sugirió cobrar un monotributo a las informales a cambio de simplificarles los trámites para formalizarse.

Pero aunque la idea surgió hace dos años, nunca se ha aplicado y cientos de pequeños negocios continúan trabajando en la informalidad, sin pagar impuestos y por ende, con mayores dificultades para obtener un préstamo bancario.

En cuanto a las cooperativas, Durán informó que esta semana se reunió con representantes de Legacoop de Italia, una federación italiana que trabaja con pequeñas empresas en todo el mundo.

El presidente de UniónMipymes dijo que la federación regresará en abril porque junto al Ministerio de Economía, están trabajando en la firma de un asocio público-privado con el que quieren incentivar el cooperativismo.

El representante de la pequeña empresa dijo que pretenden que en los negocios dejen de ser simples compradores y vendedores de productos, y pasen a un nivel productivo, con el que no solo podrían aumentar el empleo nacional, sino además, incrementar la producción.

La Cepal agrega que también se requieren políticas de innovación, tecnologías de la información y comunicación.