resumen noticias

BAC premia trayectoria de Pan Lilian

Tras 33 años de fundación, la empresa familiar se ha convertido en proyecto empresarial líder en la zona norte

Karla Argueta negocios@eldiariodehoy.com Jueves, 15 de Noviembre de 2012

En pleno conflicto armado, Nueva Concepción vio nacer el sueño empresarial de Orlando y Lilian Martínez, un matrimonio joven que se lanzó a improvisar con un horno de leña una pequeña panadería en su residencia. Tres décadas después, lo que surgió como un negocio familiar se ha convertido en la fuente de empleo para más un centenar de salvadoreños, y en el referente empresarial de la zona norte del país.

Gracias a su aventura de juventud llamada "Pan Lilian", los esposos Martínez fueron reconocidos anoche por el Banco de América Central (BAC) como empresarios 2012, un galardón que otorga la institución a las pequeñas y medianas empresas (Pyme) que se destacan por su gestión empresarial, su contribución al desarrollo económico, su responsabilidad social empresarial y por su fidelidad al programa que el banco desarrolla especialmente para el sector, destacó el presidente del BAC, Raúl Cardenal.

El "trabajo arduo, el esfuerzo y la mejora continua de los productos" ha sido, en palabras de don Orlando, parte de la fórmula para alcanzar el éxito y mantener satisfechos a sus clientes.

De hecho, ha sido la misma doña Lilian la que desde la fundación de su sueño capacita a los nuevos empleados en el arte de hacer pan dulce, francés y pasteles, para que conserven el sabor que los caracteriza.

Por otro lado, la colaboración de los proveedores y empleados, a quienes los esposos prefieren llamar "compañeros de equipo", han sido el complemento para hacer crecer el proyecto del que ahora se están empapando e innovando sus hijos, aseguró la pareja.

"Dios ha sido la mejor guía en los momentos de dificultad", reconocieron.

"La situación de crisis para nosotros como empresa siempre está, pero cada recesión, cada obstáculo es una oportunidad para abrirnos paso", comentó don Orlando, quien añadió que en el último año la focalización del gas licuado y los altos precios de la harina los obligaron a repensar nuevas formas de hacer crecer el negocio sin afectar a los consumidores.

Con sencillez, doña Lilian reflexionó que "como uno viene desde abajo, tiene que preocuparse por no aumentarle el precio a los clientes", por lo que su estrategia ha sido ofrecer un mejor servicio para incrementar el volumen de ventas.

En esa tarea de hacer crecer su sueño, los empresarios destacaron el apoyo del BAC, con quien recientemente firmaron un contrato para mejorar la flota de vehículos a través del leasing financiero.

"Desde que Banco de América Central incursionó en el segmento Pyme, han surgido cada vez más líneas de trabajo y oportunidades de innovar con nuestros clientes", resaltó Cardenal, quien felicitó a la empresa ganadora por el empeño de tantos años.

Pasos de gigante

Actualmente Pan Lilian ofrece más de cien especialidades en 12 sucursales, ubicadas en los municipios norteños de Nueva Concepción, Chalatenango, La Palma, El Poy, La Reina, Aguilares, Metapán y Suchitoto. En el área metropolitana de San Salvador , desde hace 14 años, Pan Lilian se radicó en Santa Tecla, en una sala de ventas que recientemente fue remodelada.

La red de distribución también la complementan otros siete negocios autorizados para comercializar con la marca fundada por la familia Martínez, así como 100 pequeñas tiendas de la zona norte.

El próximo año, de acuerdo con don Orlando, Pan Lilian espera inaugurar una sucursal en San Juan Opico, en el departamento de La Libertad, y otra en Sensuntepeque, la cabecera de Cabañas. Además, planean lanzar una línea de pan gourmet.