La clase media eleva quejas contra Cristina

b No es uno sino varios reclamos que hacen a la mandataria

La multitudinaria manifestación en Buenos Aires no han logrado reacción en la presidente. foto edh / archivo

BUENOS AIRES. No eran las cacerolas, ni los silbidos o los cánticos los que permitían entender la protesta de miles de personas, hace unas horas en el centro de Buenos Aires. Lo que quizás más captaba la atención del cronista eran los innumerables carteles que llevaban los manifestantes, con un extremadamente amplio espectro de consignas.

"Basta de inseguridad". "Basta de mentiras". "Libertad, libertad, libertad". "Transparencia". "Yo te voté y tengo la sensación que me equivoqué". Había otros, un tanto más agresivos o hasta violentos, que no merecen ser repetidos, dice un reportaje de la Voz de América.

Pero todos coincidían en señalar a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner como responsable de sus principales quejas.

Los sondeos de opinión pública muestran el descontento de esta clase media por el estilo confrontacional del gobierno, la desaceleración económica, los altos niveles de inflación (la segunda más alta de América Latina), la inseguridad, y lo que pudo haber sido el detonante de todo el malestar: las restricciones al ahorro en dólares, una costumbre histórica debido a las frecuentes devaluaciones de la moneda local.

En el centro de la capital argentina, había cientos de miles de personas de diferentes edades. Igualmente, hubo protestas en diferentes ciudades argentinas.

En la mayoría, el grueso de los participantes eran ciudadanos de clase media, o incluso alta, del país. Algo que fue utilizado a modo crítica por parte de voceros del oficialismo al indicar que era la "clase poderosa" o "adinerada" la que manifestaba.

Al caminar entre cientos de personas en la manifestación de Buenos Aires se vio que la gran mayoría claramente representaba un sector socioeconómico argentino más pudiente. Pero también se podía ver a manifestantes portando pancartas de La Matanza, una de las zonas más pobres de la provincia de Buenos Aires, la más numerosa del país.

"No es nada más una protesta de ricos y adinerados, como dicen por ahí", dijo Valeria, una psicopedagoga, quien participaba de las manifestaciones al lado del Obelisco de Buenos Aires.

"Los invitaría a ver mi cuenta de banco y que vengan a ver cómo vivo. Desde hace muchos años que trabajo para pagarme un alquiler y tratar de vivir con algo de dignidad", agregó.

En septiembre pasado hubo otra protesta similar. Importante en números, aunque en menor cantidad a la de este jueves. —AGENCIAS