Publicidad electoral en EE.UU. creció 40 % respecto a 2008

b Obama y Romney bombardearon a los estadounidenses con anuncios televisivos

Obama y Romney batieron récord de publicidad. foto EDH

WASHINGTON. Un millón de anuncios. Más de 1,000 millones de dólares. Diez estados en juego. Estas impactantes cifras relatan la historia del bombardeo publicitario por televisión durante la campaña presidencial de 2012. Nunca antes se había gastado tanto dinero en comerciales enfocados en tan pocos electores.

Los anuncios de televisión fueron la principal herramienta de comunicación para las campañas del presidente Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney, a pesar de la gradual pero persistente migración de los espectadores de la televisión a Internet.

Aunque ambos equipos mantuvieron una robusta presencia en redes sociales y utilizaron publicidad en Internet enfocada en electores basada en sus hábitos de lectura y compra, nada se acercó a la inversión que las campañas hicieron en típicos anuncios de 30 y 60 segundos que han definido las contiendas presidenciales durante casi medio siglo.

"La caída de la publicidad televisiva no ha sucedido y no se irá a ninguna parte en el corto plazo", dijo Erika Franklin Fowler, directora del Proyecto Medios de la Universidad Wesleyan, que rastrea la publicidad de las campañas. "La televisión es donde uno busca al elector persuasible e Internet es lo que utilizas para mover tu base".

Las dos campañas presidenciales, los partidos políticos y sus grupos aliados independientes transmitieron 1,015,615 anuncios entre el 1 de junio y el 29 de octubre, encontró el proyecto de Wesleyan, casi 40 % más que el número de mensajes que se transmitieron en el mismo periodo en 2008, cuando Obama derrotó al republicano John McCain por la presidencia.

La proliferación de los anuncios electorales se alimentó por un nivel sin precedentes de gasto. Los candidatos, partidos y diversos grupos invirtieron más de 1,080 millones de dólares en comerciales desde abril, de acuerdo con datos compilados por analistas de los medios de comunicación y proporcionadas a The Associated Press.

Pero los anuncios estuvieron dirigidos a un universo de electores más reducido. Nueve estados —Colorado, Florida, Iowa, Nevada, Nueva Hampshire, Carolina del Norte, Ohio, Virginia y Wisconsin— vieron la vasta mayoría de anuncios, mientras que un décimo estado, Pensilvania, emergió al final de la contienda como un campo de batalla de los anuncios televisivos.

Obama y grupos simpatizantes con los demócratas gastaron unos 460 millones de dólares en los anuncios, la gran mayoría provenientes de la campaña demócrata. En tanto, Romney gastó 624 millones y más de la mitad provino de grupos externos. —AP.