Comalapa va a la zaga en C.A.

Otros países invierten millones en modernizar sus terminales aeroportuarias. Necesitan $50 millones sólo para mantenimiento, dice presidente de TACA

Lo de contar con el mejor aeropuerto de Centroamérica es pasado, a juzgar por el momento que atraviesa el aeropuerto Internacional El Salvador (AIES), que encara una férrea competencia contra el tiempo, contra otros aeródromos de la región que sí han invertido millonarias cantidades para ampliar sus infraestructuras, y la burocracia.

De hecho, Roberto Kriete, presidente de TACA, la principal aerolínea de la región, una de las principales empresas que utilizan la terminal aérea, declaró que así como está el aeropuerto de Comalapa, se necesitan de por lo menos unos 50 millones de dólares para darle el mantenimiento que no ha recibido en años.

La falta de mantenimiento en momentos que la industria de la aviación tiene opciones de crecimiento en el Continente es paradójica y echa por la borda cualquier proyección de ampliación, que también se ha vuelto necesaria porque el aeródromo se "ha quedado chiquito" según el empresario.

Basta con observar las mismas deterioradas butacas en la zona donde se despide a los pasajeros, ingresar a los incómodos baños o sentir el calor intenso en el AIES para deducir que ahí o se da mínimo o nulo mantenimiento.

Para el empresario, lo que necesita con urgencia el AIES es recarpeteo de la pista, sustituir los puentes de desembarque, renovar el equipo tecnológico, por ejemplo.

La semana anterior, el presidente de CEPA, Alberto Arene, admitió en una entrevista radial que "hay que mejorar absolutamente todo" y dice que afinan detalles para en abril anunciar un proceso de modernización de la terminal aérea que en el últimos año vio reducida la movilización de carga a cantidades de 2009, año impactado por la crisis mundial.

Incluso en desembarco de pasajeros y aterrizajes se ha visto disminuido (ver gráficos). Para el caso en aterrizajes de aeronaves en 2010 hubo 17,461, pero el año pasado se registraron 535 aterrizajes menos.

"Es un aeropuerto que ha estado abandonado en los últimos diez años", dijo Arene, en esa entrevista. Y anticipó que tienen listos diseños, planos y maquetas de todo lo nuevo que se hará desde abril de este año hasta diciembre de 2013. Los sistemas de aire acondicionado caducaron su vida útil hace ocho años, ha dicho el funcionario.

La Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA) tiene colgado en su sitio web -desde el 2 de enero- el anuncio de la "Rehabilitación del pavimento asfáltico del ancho de rodaje y hombros de la pista principal del Aeropuerto Internacional El Salvador". En "proceso de licitación", se lee.

El otro anuncio es "Construcción de obras complementarias para el emplazamiento del Sistema de Aterrizaje por Instrumentos (ILS) de la cabecera 25 del Aeropuerto Internacional El Salvador", también está en "proceso de licitación".

El funcionario ha dicho que los fondos saldrán de ingresos propios, de préstamos y que analizan titularizar, lo que en términos prácticos es obtener dinero de forma expedita a cambio de endeudar a la institución. A este mecanismo han recurrido el año pasado alcaldías de Antiguo Cuscatlán y Santa Tecla.

En total desventaja

Mientras el aeropuerto "se ha dejado que se deprecie a un punto horrible", según palabras de Kriete, otros como el Internacional Tocumen, de Panamá, y el Juan Santamaría, de Costa Rica, son ejemplo de futuristas inversiones que ya les dan réditos.

Para el caso, el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, que se halla en Alajuela, obtuvo el tercer puesto de Latinoamérica, superado sólo por los aeropuertos de Cancún (México) y Guayaquil (Ecuador). Además fue reconocido como al aeropuerto que mayor progreso de un año a otro en la región. En el cuarto lugar se ubicó el aeropuerto de Montego Bay (Jamaica) y en el quinto el de la Ciudad de México.

El reconocimiento fue otorgado por la ACI (Airports Council International) y premió el servicio prestado al pasajero en aspectos de acceso, información, confort en las instalaciones y señalización. Este es el segundo año consecutivo que el Santamaría recibe tal reconocimiento, según lo detalló esta semana el periódico El Financiero, de Costa Rica.

El aeropuerto de Costa Rica hizo una inversión superior a los $40 millones durante 2010, ampliando el área de la terminal aérea, así como incluyendo muchas nuevas facilidades para los viajeros.

En julio de 2009, el Estado de Costa Rica designó a Aeris Holding Costa Rica S.A. como la empresa encargada de la construcción, operación y mantenimiento del Juan Santamaría, concesión que vence en mayo de 2026. Se trata de un modelo de negocios con ingresos distribuibles, donde el Estado recibe el 35.2% de todos los recursos, según Aeris.

Aeris está formada por Andrade Gutiérrez Concessoes, es filial del brasileño Grupo Andrade Gutiérrez, un monstruo con inversiones en ingeniería y construcción, telecomunicaciones, energía y concesiones de infraestructura. ADC&HAS es filial de Houston Airport System, el 4º mayor operador de aeropuertos en EE.UU.

En el caso panameño, según agencias internacionales de noticias, el país invirtió entre 69 y 95 millones de dólares para hacer una renovación al aeropuerto Internacional Tocumen, que solo el año pasado registró un tráfico de 5 millones de pasajeros. Es uno de los aeropuertos más importantes del continente y como tal recibe mantenimiento y ampliaciones constantes.

El "Muelle Norte" recién inaugurado aumentará la capacidad del aeropuerto en 50% y según la administración portuaria, "lo sitúa como uno de los aeropuertos más modernos y tecnológicamente avanzados de Centro y Suramérica".

El nuevo Muelle Norte es una completa terminal de dos niveles que aumentó en 21 mil metros cuadrados la infraestructura aeroportuaria.

Esta nueva etapa en Panamá busca responder a las expectativas de la demanda internacional, todo lo contrario sucede en el norte de Centroamérica donde para "fortuna" de El Salvador los vecinos Honduras y Guatemala no han hecho anuncios al respecto.

Nicaragua sí ha destinado $25 millones para rehabilitar y construir tres nuevos aeropuertos con fines turísticos.