resumen noticias

Empresas se preparan con recursos legales por impuesto sobre la renta

La inconstitucionalidad de algunas reformas es analizada por empresarios

Daniel Choto negocios@eldiariodehoy.com Miércoles, 25 de Enero de 2012

Muchas empresas ya preparan recursos de amparo y de inconstitucionalidad para revertir algunas reformas a la Ley de impuesto sobre la renta (ISR), en vigencia desde el 1 de enero pasado, porque les obligaría a cerrar operaciones por la desigualdad en el cobro del tributo, que en algunos casos consideran "confiscatorio".

Así lo dieron a conocer ayer abogados tributaristas y auditores contables y financieros, quienes señalaron una serie de "inequidades" que violan el principio tributario de que "quien gane más pague más".

Una de las inconstitucionalidades de las reformas que observan los equipos jurídicos empresariales es el pago del 5% al reparto de utilidades entre accionistas de 2011, porque las mismas entrarán en vigencia en 2012, explicaron los abogados Salvador Portal y Magdalena de Sosa, de la firma Portal & Asociados.

"La ley en materia de derecho tributario no es retroactiva", dijo Portal, y añadió que "están metiendo allí la mano retroactivamente a algo que ya se devengó en base a una ley anterior vigente".

Por su parte, De Sosa citó que "el artículo 13 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta dice que debe respetarse el principio de independencia de ejercicios. Por lo tanto, si el 2011 me produjo ciertas utilidades, aunque yo sepa hasta 2012 cuál es mi utilidad, en realidad son de 2011, y por lo tanto no me las pueden gravar", razonó.

El auditor contable y financiero Amílcar Quintanilla coincide en que se viola el principio de que "quien gane más, pague más", ya que es demostrable que una empresa que tenga utilidades con volúmenes de ventas anuales menores de $150 mil, al aplicársele el 25% pagará menos impuesto que otra que registre ingresos brutos mayores a $150 mil y que por la reforma tendrá que pagar el 30% sobre su renta imponible.

Ejemplificó que si la empresa "A" registra ingresos brutos de $200 mil y utilidad imponible de $30 mil, pagará 30% de ISR, equivalente a nueve mil dólares; mientras que la empresa "B", con ventas brutas de $80 mil y la misma utilidad tributará el 25%, es decir $7,500.

Para salvar esta inequidad propone una tabla ascendente para el tramo del 25 al 30%, tomando como base la utilidad y no el ingreso bruto y que a partir de utilidades mayores a $30 mil se aplique el 30% para lograr la igualdad entre los contribuyentes (ver tabla).

Quintanilla se refirió a otra desigualdad a raíz del cobro del 1% sobre ventas brutas, ya que si una empresa "A" con ingresos totales de cinco millones de dólares, obtiene una renta imponible de $42 mil, por efecto de las reformas deberá pagar $50 mil, equivalente al 1% sobre sus ventas brutas.

Sobre el aumento del pago a cuenta que pasó del 1.50 al 1.75% sobre las ventas brutas mensuales, el auditor sostiene que el Estado reconoce la existencia de los llamados "negocios de alto volumen", y que para eximirlos del pago del 1% sobre ventas totales, no deben tener márgenes de ganancias mayores al 2%.

Sobre este punto puso como ejemplo que si una empresa con alto volumen de negocios obtiene un margen de ganancia del 1.75%, cuando el Estado la obliga a entregarlo como anticipo a cuenta, la está obligando, en el menor de los casos, a descapitalizarse y, en el peor escenario, a una quiebra segura.

En el caso de los empleados formales, Quintanilla dice que así como las reformas protegen a los de menores ingresos reteniéndoles la cantidad exacta del ISR a pagar, o eximiendo de la retención a aquellos que no alcanzan el límite para ello, también no debe retenerse el 10% sobre lo que cobren los trabajadores independientes a destajo o eventuales, porque les resta liquidez para sus gastos de alimentación, salud o educación de sus hijos, lo cual no es justo. En cambio propone que dicho descuento se haga solo cuando el monto cobrado sea mayor a $400 por mes.

Por estas y otras incongruencias, propone al Presidente de la República, diputados y ministros, analicen sus observaciones, hacer modificaciones y cumplir que "a igual ingreso, igual tributo".