Intérprete de lenguaje de señas en funeral de Mandela dice que sufre esquizofrenia

El hombre que ha sido señalado como "impostor" dijo que durante la ceremonia tuvo alucinaciones e insistió en que hizo una buena interpretación con señas de los discursos de líderes mundiales

Intérprete impostor en funeral de Nelson Mandela

El hombre que hizo la interpretación simultánea del servicio fúnebre de Nelson Mandela en el lenguaje por señas de los sordomudos era un impostor, denunció la Federación de Sordos de Sudáfrica.

Ver en Media Center >

El hombre acusado de fingir la interpretación en señas de los discursos de líderes mundiales en las honras fúnebres de Nelson Mandela declaró a The Associated Press que padece de esquizofrenia, tuvo visiones de ángeles en el estadio y que estaba tratando de no ser víctima del pánico porque "había hombres armados a mi alrededor". Thamsanqa Jantjie también dijo que ha sido violento en el pasado.

Jantjie, quien gesticuló a un metro del presidente estadounidense Barack Obama y otros que hablaron en la ceremonia de honras fúnebres de Nelson Mandela, que fue transmitida por televisión a todo el mundo, insiste en que hizo una buena interpretación con señas de los discursos de líderes mundiales.

También se disculpó el jueves por su trabajo, que ha recibido la crítica generalizada de numerosos expertos en lenguaje de señas, quienes han dicho que se limitó a hacer gestos sin sentido.

La declaraciones de Jantjie provocan serias preocupaciones de seguridad para Obama, otros jefes de Estado y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quienes hablaron en el Estadio FNB en Soweto, la zona de habitantes negros de Johannesburgo.

"Lo que sucedió ese día, vi ángeles entrar al estadio... Comienzo a darme cuenta que el problema es aquí. Y el problema, no sé el ataque de este problema, cómo vendrá. A veces me pongo violento en ese lugar. A veces veo cosas que me persiguen", dijo Jantjie.

"Yo estaba en una posición muy difícil", agregó. "Y recuerdo esas personas, el presidente y los demás, estaban armados y había policías armados a mi alrededor. Si dejó que el pánico me controle me convierto en un problema. Tengo que hacer frente a esto de una manera que no humille a mi país".

Al preguntarse con qué frecuencia se violentaba, dijo "mucha", aunque declinó ofrecer detalles.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.