Tiroteo en Astillero Naval de Washington

El hecho dejó unos 12 muertos y al menos 10 heridos, según reportes preliminares. Obama calificó de "acto cobarde" el atentado

Tiroteo mortal en Washington

Un hombre abrió fuego en un edificio de la Marina estadounidense el lunes en Washington, en un episodio que dejó varios muertos, según fuentes oficiales.

Ver en Media Center >

Al menos un hombre armado abrió fuego al interior de un edificio de una instalación naval la mañana del lunes. Las autoridades dijeron que unas 12 personas murieron y que una decena de personas resultaron heridas, incluyendo un policía.

El atacante fue identificado como Aaron Alexis, de 34 años.

Las autoridades manifestaron que buscaban a dos sospechosos adicionales en el tiroteo en el cuartel general del Comando de Sistemas Navales.

Según la jefa de policía de Washington, Cathy Lanier, testigos dijeron haber visto a otras dos personas que disparaban, ambas vestidas con uniforme de tipo militar. Un agente de policía resultó herido en un intercambio de disparos, y uno de los que disparaban murió.

Dos oficiales navales dijeron que al menos seis personas murieron.

El presidente Barack Obama calificó de "acto cobarde" el tiroteo en el que "varias personas" resultaron heridas. Dijo que las víctimas eran "estadounidenses valientes" y prometió que "a quienes perpetraron este acto cobarde se les hará responsables".

El alcalde de la capital, Vincent Gray, dijo en conferencia de prensa que cuatro personas fueron heridas y estaban hospitalizada.

Un tirador había muerto, aunque aún no está claro cómo, según un funcionario del Departamento de Defensa y un funcionario federal policial, que hablaron a condición de que su identidad permaneciera en anonimato porque no estaban autorizados a discutir el asunto públicamente.

Testigos del tiroteo narraron que vieron que un pistolero abrió fuego desde el cuarto piso, apuntando hacia a la gente que estaba en la cafetería del primer piso. Otros dijeron que un hombre armado les disparó desde un tercer piso.

A medida que quienes presenciaron el tiroteo salían del edificio, un helicóptero sobrevolaba el lugar, se cerraron las escuelas de la zona con alumnos y personal en el interior y los vuelos que estaban previstos en el aeropuerto nacional Ronald Reagan fueron suspendidos brevemente. A menos de dos kilómetros de distancia, la seguridad se reforzó en el Capitolio, pero funcionarios dijeron que no existía amenaza alguna que ellos conocieran. Obama estaba adelantando diversas reuniones para tratar el tema del tiroteo.

En total fueron 12 personas las que perdieron la vida. Cerca de 3,000 personas trabajan en la sede del Comando de Sistemas Navales, que construye, adquiere y mantiene barcos y submarinos de la Marina del país y de sus sistemas de combate.