Cuba aprueba ley para quedarse con bienes expropiados en el país

El gobierno cubano ha emprendido la batalla contra el sector empresarial en los últimos años

El gobierno cubano anunció el miércoles a través de la Gaceta Oficial que los bienes incautados en procesos de corrupción pasarán a manos del Estado. Foto EDH /Internet

LA HABANA. El Gobierno cubano promulgó una ley que permitirá ordenar los mecanismos de depósito y conservación de los bienes confiscados por delitos de corrupción en la isla, así como su traspaso al Estado, se informó ayer.

La norma publicada ayer en la web de la Gaceta Oficial está firmada por el gobernante cubano, Raúl Castro, y constituye un nuevo paso para organizar la lucha contra la corrupción que el gobernante ha impulsado en su mandato.

En concreto, la ley que entrará en vigencia el próximo 1 de octubre busca unificar en una sola norma la "responsabilidad" de las diferentes instituciones estatales con los bienes ocupados en "procesos confiscatorios administrativos" por delitos de corrupción, droga o enriquecimiento indebido, y otros.

Además, tiene el objetivo de "evitar altas permanencias de los bienes depositados con las consiguientes afectaciones para la economía nacional".

El decreto regula así "cómo se traspasan a favor del Estado los bienes depositados" y las reglas para su depósito, conservación y devolución, en caso de que corresponda.

De ese modo, el Gobierno ha dividido la responsabilidad de las diferentes entidades "depositarias" según la categoría de los bienes.

Las confiscaciones

El Banco Central de Cuba, por ejemplo, se hará cargo del dinero en efectivo, joyas, metales preciosos e instrumentos de créditos; el Ministerio del Interior de armamentos, explosivos, alarmas y cajas de seguridad, entre otros; y el Ministerio de la Agricultura de animales, producciones, carretas y maquinarias.

Los otros ministerios con responsabilidad en ese sentido serán los de Cultura, Energía y Minas, Comunicaciones, Salud Pública, Industrias y Comercio Interior.

El Ministerio de Energía y Minas se quedará con: "plantas eléctricas de emergencia, cilindros de gas licuado de petróleo, combustibles y lubricantes, cables eléctricos de alta tensión y angulares de torres de transmisión eléctrica".

En tanto, el Ministerio de Comunicaciones tendrá a su amparo "equipos y medios de cómputo, de comunicaciones y sus accesorios"; y el Ministerio de Cultura, "bienes culturales y obras de arte de valor patrimonial o museable u otros bienes de interés cultural para la nación".

El Ministerio de Salud Pública se ocupará de "medicamentos, productos y sustancias para la salud"; el Ministerio de Industrias, de "vehículos de motor, remolques y semirremolques, cuñas, partes, piezas y accesorios, y cilindros de gases industriales".

Una ley decretada en mayo pasado establece que el importe de la comercialización de los bienes decomisados o confiscados durante procesos penales se abona al presupuesto del Estado.

Según la Contraloría General de Cuba, los delitos de corrupción más frecuentes en el país son el soborno, el fraude, la evasión fiscal y el tráfico de influencias.

En los últimos años el Gobierno cubano ha emprendido una batalla para combatir esos delitos, principalmente en el sector empresarial, y los tribunales han procesado a varios funcionarios y directivos de empresas.

El general Raúl Castro pidió en julio pasado a los órganos estatales y del Gobierno, entre ellos la Policía, la Contraloría, la Fiscalía y los Tribunales, que fueran los primeros en "dar ejemplo de apego irrestricto a la Ley" y reforzar su autoridad ante la sociedad.

—AGENCIAS.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.