EE.UU. y Afganistán abrirán negociaciones de paz con el Talibán

Washington tiene planeado continuar con una serie de reuniones secretas con representantes de la organización terrorista

FOTO Reuters

El Talibán afgano llegó a un acuerdo preliminar con Qatar para abrir una oficina de vinculación en ese país del Golfo Pérsico, lo que podría ser el primer paso rumbo a conversaciones de paz para poner fin a más de una década de guerra.

La nueva oficina sostendrá negociaciones con la comunidad internacional, informó el martes Zabiulá Mujahid, vocero del Talibán. No dijo cuándo abriría sus puertas.

Para Estados Unidos y sus aliados, la idea de que haya una oficina política del Talibán en la capital qatarí de Doha se ha convertido en el elemento central de los esfuerzos para atraer a los insurgentes a la mesa de diálogo.

"En estos momentos y a pesar de que tenemos una fuerte presencia en Afganistán, de todas formas queremos tener una oficina política de negociaciones", dijo Mujahid.

"Con este fin, hemos iniciado conversaciones preliminares y hemos alcanzado un entendimiento preliminar con las partes relevantes, entre ellas el gobierno de Qatar, para tener una oficina política de negociaciones con la comunidad internacional", agregó.

El Emirato Islámico de Afganistán —el nombre de Afganistán bajo el gobierno de los talibanes— ha "solicitado el intercambio de prisioneros de Guantánamo", agregó el comunicado de Mujahid, enviado por correo electrónico.

Se refería a una exigencia del Talibán de que las fuerzas armadas estadounidenses pongan en libertad a unos cinco prisioneros afganos que se cree están afiliados a esa agrupación islamista y que se encuentran recluidos en la cárcel de Bahía de Guantánamo, Cuba.

El Talibán tiene como prisionero a Bowe Bergdahl, un sargento estadounidense de 25 años, el único soldado de Estados Unidos detenido por los insurgentes. Fue capturado el 30 de junio de 2009 en Afganistán.

Washington tiene planeado continuar una serie de reuniones secretas con representantes del Talibán en Europa y la región del Golfo Pérsico, dijo un alto funcionario estadounidense a The Associated Press la semana pasada.

Por otro lado, un atacante suicida que conducía una motocicleta mató el martes a cuatro civiles y a un policía en la ciudad de Kandahar, del sur de Afganistán, informó un funcionario afgano.

El general Abul Razaq, jefe de la Policía provincial de Kandahar, dijo que el ataque también dejó 16 heridos, entre ellos tres policías y seis niños.

Razaq agregó que el agresor detonó sus explosivos en un retén policial. Kamal Shah, un médico del Hospital Mirwais de Kandahar, confirmó la cifra de muertos.

___

El periodista Slobodan Lekic de The Associated Press contribuyó con este despacho desde Kabul.