El Senado de EE.UU. inicia debate migratorio

Con 82 votos a favor y 15 en contra, el Senado aprobó hoy una medida clave para abrir la discusión formal de un proyecto de ley redactado por un grupo bipartidista de ocho legisladores

Congreso inicia el debate de la reforma migratoria que concedería la opción de la naturalización a 11 millones de migrantes sin documentos. Foto/ Archivo

El Senado comenzó formalmente el martes a debatir una reforma migratoria que concedería la opción de la naturalización a 11 millones de inmigrantes sin documentos, horas después de que el presidente Barack Obama exhortó a los legisladores a aprobarla.

Tras aprobar 82-15 una medida de procedimiento, el pleno del Senado inició el debate de un proyecto de ley redactado por un grupo bipartidista de ocho senadores que busca condicionar a un reforzamiento de la seguridad fronteriza la opción a la naturalización de los 11 millones de inmigrantes sin papeles que no tengan prontuario policial, que paguen multas por 2,000 dólares y que pasen 10 años con un estatus provisional que les permita trabajar y viajar al extranjero.

Los ocho autores del proyecto en el Senado se han mantenido unidos hasta el momento para rechazar enmiendas que pondrían en riesgo la esencia de su iniciativa, pero varios senadores preparan enmiendas sobre asuntos polémicos como seguridad fronteriza, pago de impuestos atrasados y seguro médico.

El jefe de la bancada republicana, el senador por Kentucky Mtich McConnell, dijo el martes que el proyecto de ley incluye "errores serios".

"Votaré a favor de debatirlo y de enmendarlo, pero en los próximos días serán necesarios cambios importantes en este proyecto de ley si ha de convertirse en ley. Estos incluyen, pero no se limitan, a las áreas de seguridad fronteriza, beneficios gubernamentales e impuestos", indicó.

Uno de los ocho autores del proyecto de ley, el demócrata por Nueva York Chuck Schumer, dijo a los senadores que critican a la iniciativa por considerar que no garantiza de manera adecuada la seguridad fronteriza que "si tienen una mejor idea, díganla".

"Ustedes pueden discrepar sobre si el proyecto de ley logra lo suficiente, pero no digan que no hace nada", agregó.

Al dirigirse a congresistas horas antes durante un discurso pronunciado en la Casa Blanca, Obama indicó que "no hay ninguna razón de peso para acudir a tecnicismos burocráticos o al obstruccionismo para bloquear la mejor oportunidad que hemos tenido en años".

Diego Sánchez, un "dreamer" de 22 años al que Obama citó el martes como un ejemplo de los jóvenes que llegaron de niños al país sin papeles y podrían regularizar su situación migratoria con la reforma, afirmó que era importante que ahora "que el proyecto de ley va a ser debatido, el presidente siga empujando por su lado".

"El voto en el Senado va a presionar para que actúen" los legisladores de la Cámara Baja, dijo vía telefónica a AP el estudiante oriundo de la provincia argentina de Chaco que llegó a Estados Unidos con visa de turista en 1999 junto a sus padres y dos hermanas.

Algunos republicanos dijeron que quieren fortalecer las disposiciones sobre seguridad en la frontera para poder votar por el proyecto.

En el Senado, los partidarios del proyecto trabajaban para determinar qué medidas podrían aceptar para asegurarse más votos del bando republicano sin perder el respaldo de los demócratas. Buscan una prueba de apoyo resonante del Senado, de mayoría demócrata, para presionar a la cámara baja, de mayoría republicana.

Las verdaderas batallas ocurrirán en las próximas semanas, porque el demócrata por Nevada Harry Reid, líder de la bancada mayoritaria en el Senado, espera aprobar la iniciativa antes del 4 de julio.

El presidente de la cámara baja, el republicano por Ohio John Boehner, expresó el martes antes de la alocución de Obama su optimismo de que el Congreso apruebe este año la reforma migratoria.

Mientras el Senado se apresta a debatir un proyecto de ley integral, un grupo bipartidista de siete representantes en la cámara baja -controlada por republicanos- aún no ha presentado su versión de una reforma integral pese a que negocia de manera interrumpida desde 2009 a puertas cerradas.

Pero Boehner afirmó que la expectativa es que "tengamos una versión final, que salga de la comisión de asuntos jurídicos, a finales de junio. Creo que es importante que la cámara baja produzca su versión en este tema. Y espero que la versión de la cámara baja estará a la derecha de donde está el Senado".

La Casa Blanca había exhortado públicamente la semana pasada a Boehner para que aborde la reforma migratoria antes del receso veraniego previsto a partir del 2 de agosto.

El representante demócrata por California Xavier Becerra, integrante del grupo bipartidista, anunció el martes que el grupo planea presentar públicamente su proyecto de ley integral durante las próximas dos semanas y adelantó que no incluirá diferencias importantes con la versión debatida en el Senado.

"En una semana o dos los que trabajamos en la cámara para redactar legislación deberíamos estar preparados para difundir un proyecto de ley bipartidista que complemente el trabajo que realiza el Senado", dijo Becerra. "No será tan difícil. No es reinventar la rueda. Sabemos qué hace falta", agregó

El grupo de los siete en la cámara baja lo completan los demócratas Luis Gutiérrez (Illinois), Zoe Logfren (California) y John Karmuth (Kentucky) y los republicanos Mario Diaz-Balart (Florida), John Carter y Sam Johnson, ambos por Texas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.