Turquía

Policía lanza gases lacrimógenos para dispersar a manifestantes

Miles de ciudadanos protestan en la plaza Taksim de Estambul

Foto/ Reuters

La policía antidisturbios de Turquía se enfrentó el martes por la noche a miles de manifestantes en la Plaza Taksim de Estambul, en una medida que desafió la petición del primer ministro Tayyip Erdogan para que despejen la zona y pongan fin a 10 días de protestas.

El gobernador de Estambul dijo en televisión que los operativos policiales continuarían hasta que se libere la plaza.

La policía disparó gases lacrimógenos contra una multitud de miles de personas -algunos vestidos con trajes de oficina junto a jóvenes enmascarados que habían protagonizado escaramuzas durante todo el día- que se dispersó por las calles laterales y hoteles cercanos. Cañones de agua barrieron la plaza apuntando contra los manifestantes enmascarados que arrojaban piedras.

Los manifestantes, que acusan a Erdogan de abuso de poder tras 10 años en el cargo y tres victorias electorales, atestaron las estrechas callejuelas empinadas que conducen a la vía fluvial del Bósforo.

Poco a poco, muchos comenzaron a concentrarse de nuevo en la plaza cuando la policía se retiró, y se reunieron alrededor de una fogata de basura.

Erdogan había pedido previamente a los manifestantes que se alejaran de Taksim, centro de las protestas provocadas por la represión policial contra una manifestación contra el desarrollo del parque Gezi, colindante a la plaza.

El parque Gezi se ha convertido en un asentamiento destartalado de tiendas de campaña de activistas de izquierda, liberales, ecologistas, estudiantes y profesionales que ven en el proyecto urbanístico un síntoma de gobierno autoritario.

Las manifestaciones han desafiado la autoridad de Erdogan y dividen al país. En un indicio del impacto de las protestas en la confianza de los inversores, el banco central dijo que si era necesario intervendría para apoyar a la lira turca.

Erdogan, que niega las acusaciones de comportamiento autoritario, declaró que no cedería.

"Dicen que el primer ministro es rudo. Entonces, ¨qué iba a pasar? ¨Ibamos a ponernos de rodillas frente a estas (personas)?", dijo Erdogan después de iniciada la acción policial.

"Si ustedes llaman a esto rudeza, lo siento, pero Tayyip Erdogan no va a cambiar", agregó.

PREOCUPACION INTERNACIONAL

Los aliados occidentales han expresado su preocupación por los problemas de un aliado clave de la OTAN que limita con Siria, Irak e Irán. Washington ha defendido a la Turquía de Erdogan como un ejemplo de una democracia islámica que podría ser imitada en otras partes de Oriente Medio.

Erdogan, ganador en tres elecciones consecutivas, dice que las protestas están orquestadas por vándalos, terroristas y fuerzas extranjeras.

"Se ha perpetrado un ataque exhaustivo contra Turquía", dijo Erdogan en una reunión de un grupo de parlamentarios de su Partido AK.

"El incremento en las tasas de interés, la caída en los mercados de acciones, el deterioro del clima de inversión, la intimidación a los inversores, los esfuerzos por destruir la imagen de Turquía han sido llevados a cabo como un proyecto sistemático", dijo Erdogan.

Los disturbios han dañado la confianza de los inversores en Turquía, que cuenta con un exitoso historial como país emergente. La lira, que ya viene padeciendo una turbulencia en el mercado, cayó a su peor nivel desde octubre del 2011 frente al dólar y el euro.

El costo de asegurar la deuda turca contra la suspensión de pagos creció a su máximo en 10 meses, aunque se mantuvo lejos de los niveles de crisis.

La acción policial se produjo un día después de que Erdogan acordara reunirse con los líderes de la protesta, cuyas manifestaciones pacíficas de hace dos semanas escalaron hasta convertirse en una ola de reclamos al Gobierno en varias ciudades del país, que ha dejado tres muertos.

"Invito a todos los manifestantes a ver el panorama general y el juego que se está jugando", dijo Erdogan. "Quienes son sinceros deberían retirarse (...) Y eso espero de ellos como primer ministro", agregó.

Erdogan ha rechazado repetidamente a los manifestantes, calificándolos de "chusma", pero el viceprimer ministro, Bulent Arinc, dijo el lunes que los líderes de la Plataforma Parque Gezi habían pedido reunirse con él y Erdogan había aceptado.

El encuentro está previsto para el miércoles.