Ángel, el mexicano poseído

Tendría cuatro demonios dentro, asegura Gabriele Amorth, sacerdote italiano y conocido especialista de ese tipo de casos en la diócesis de Roma

Se llama Ángel, es mexicano, está casado y tiene tres hijos, se trata del hombre a quien se supone el papa Francisco le practicó exorcismo, asegura Gabriele Amorth, sacerdote italiano y conocido especialista de ese tipo de casos de la diócesis de Roma.

Todo ocurrió el domingo 19 de mayo al finalizar la misa de Pentecostés, cuando el obispo de Roma se acercó a un grupo de enfermos entre los cuales se encontraba un muchacho en silla de ruedas acompañado por un sacerdote, quien se dirigió al pontífice.

Tras escuchar al presbítero, el Papa comenzó a orar mientras imponía con fuerza las manos sobre la cabeza del hombre, que al mismo tiempo se movía y convulsionaba. Cuando concluyó la persona también se tranquilizó.

La escena, que había pasado desapercibida en un principio, fue calificada como "un verdadero exorcismo" por la televisión de los obispos italianos (TV2000), que transmitió las imágenes este lunes anticipando que iba a abordar el argumento en su programa "vade retro" del viernes 24 de mayo.

Pero la noche del mismo lunes el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, declaró: "El Santo Padre no pretendía hacer ningún exorcismo".

"Pero, como hace con frecuencia con las personas enfermas y con los que sufren, ha querido sencillamente rezar por una persona que sufría y que le habían presentado", añadió el vocero.

No obstante el desmentido del sacerdote jesuita y las disculpas públicas del director de TV2000, Dino Boffo, el exorcista Gabriele Amorth insistió que aquella oración del Papa había sido un exorcismo con todas las de la ley.

"No se por qué existen jerarcas del Vaticano que han dicho que no fue un exorcismo. Este es un buen joven, golpeado por este sufrimiento por el cual tiene dentro de sí a cuatro demonios", indicó el sacerdote en declaraciones a la Radio Rai.

Además, Amorth ofreció algunos detalles y aseguró que él ha tratado al poseído, para lo cual realiza cotidianamente diversos exorcismos.

"Podemos decir que (el Papa) le hizo un exorcismo, porque un exorcismo es aquello que uno hace poniendo las manos sobre la cabeza de la persona y rezando, sin necesidad de recurrir a fórmulas escritas", explicó.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.