Venezuela: la ayuda para Petrocaribe no es eterna

Se advirtió a países beneficiarios que la ayuda tal como está es inviable

Los gobernantes de Nicaragua, Daniel Ortega; de Haití, Michel Martelly; de Venezuela, Nicolás Maduro; de Honduras, Porfirio Lobo, y de Rep. Dominicana, Danilo Medina.

CARACAS. El Gobierno de Nicolás Maduro estudia la posibilidad de dejar de regalar su petróleo a los países de Petrocaribe y también las viviendas a los chavistas, que ahora empezarán a pagar el valor de su techo. Las dos medidas fueron anunciadas ayer por separado, lo que significa un viraje en la hasta ahora política clientelista practicada en los últimos 14 años.

En su reunión con Petrocaribe realizada el 5 de mayo en Caracas, justo en el segundo mes de fallecimiento de Hugo Chávez en su mausoleo del Cuartel de la Montaña, el Gobierno venezolano anunció que revisará en el futuro el mecanismo financiero de la factura petrolera que había mantenido hasta ahora para los 18 estados miembros, entre ellos Cuba, que se lleva la mitad de los 200,000 barriles que suministra Venezuela al organismo de cooperación energética. La decisión no parece afectar por ahora a Cuba con quien firmó acuerdos bilaterales recientemente para suministrar el crudo a muy buen precio.

Al presentar las cuentas, las autoridades venezolanas advirtieron a sus socios de Petrocaribe que la ayuda energética que le suministraban es "inviable a mediano y largo plazo". Venezuela financia la factura petrolera al 1 % de interés a 25 años.

El diario El Nacional señaló que fuentes de Petróleos de Venezuela (PDVSA) temen que las deudas acumuladas por parte de varios países como República Dominicana o Nicaragua "no pueden cobrarse en su totalidad".

El presidente dominicano Danilo Medina declaró a la prensa que "ese es un programa que no puede ser para toda la vida, porque la deuda que se acumularía a Venezuela con los países sería enorme". Su propuesta es traspasar los fondos de manera gradual.

PDVSA ha convertido la deuda de sus socios en un canje por activos. En el caso de República Dominicana se decidió ceder el 49 % de su participación en la refinería Refidomsa a la petrolera venezolana y así reducir parte de la deuda que mantiene con Venezuela.

"Es probable que Petrocaribe sea seguro en el corto plazo, pero no en el futuro", dijo Alexis Arthur, analista de la Universidad de San Diego, en EE.UU. "No sería prudente apostar por la generosidad del presidente Maduro debido a la profundización de la crisis económica del país".

Por otro lado, Maduro anunció que se acabaron las viviendas gratis. De ahora en adelante el gobierno cobrará a los 381,000 beneficiarios de las viviendas que han otorgado gratuitamente en los últimos 14 años de gestión de Hugo Chávez.

"Levantaremos un censo y comenzaremos a cobrar a los beneficiarios. Que cada quien pague su vivienda, nadie está pagando ni medio (ni un céntimo). El pago dará músculo para construir las viviendas y la gente sentirá que no se le está regalando, sino que se lo está ganando", dijo.

Según Maduro, cada quien "pagará en la medida de sus ingresos, que cada quien pague de manera justa. Habrá forma de pago flexible y de pagos simbólicos".

Por otra parte, el Gobierno anunció la reactivación de las subastas de divisas con el objetivo de dotar de dólares a importadores y paliar la escasez de productos básicos.

El Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad) volverá a operar "con mucha fuerza" la próxima semana, dijo ayer Maduro.

A través del Sicad, las divisas son subastadas para garantizar las compras en el exterior a un precio del dólar por encima de la tasa oficial. El 27 de marzo el Gobierno adjudicó los primeros $200 millones a 383 empresas por un valor que no ha sido comunicado oficialmente, aunque firmas privadas estimaron que el precio de venta del dólar se ubicó alrededor de los 13 bolívares. —AGENCIAS