Ohio, EE.UU.

Que se pudra en cárcel, dicen hermanos de acusado en caso de desaparecidas

Onil y Pedro Castro fueron detenidos inicialmente, pero salieron en libertad después de que los investigadores dijeran que no había pruebas que los implicaran en los actos de su hermano Ariel Castro

Los hermanos Castro junto a la procuradora Kathleen DeMetz. Foto/ AP

Los dos hermanos del hombre de Cleveland al que se acusa de haber mantenido secuestradas casi una década a tres mujeres afirman que no tienen ninguna simpatía por él. Uno de ellos lo describió como un "monstruo" y dijo que espera que "se pudra" en la cárcel.

Onil y Pedro Castro expresaron en entrevista con la CNN su deseo de que las víctimas, Amanda Berry, Gina DeJesús y Michelle Knight, conozcan que ambos lamentan muchísimo el sufrimiento que ellas vivieron.

Pedro Castro, de 50 años, dijo que estaba agradecido de que ellas estén en libertad y fuera de la horrible casa en la que se les mantuvo cautivas, y lamentó lo hecho por Ariel.

Ambos hermanos fueron detenidos inicialmente pero se les dejó en libertad después de que los investigadores dijeran que no había pruebas que los implicaran en los actos de su hermano Ariel Castro.

Ariel Castro está acusado de violación y secuestro y se le fijó una fianza de ocho millones de dólares.

Pedro Castro dijo que lo conmocionó enterarse que DeJesús había sido una de las víctimas porque ellos conocían al padre de ella desde hacía mucho tiempo y Ariel incluso fue a una vigilia por la desaparición de la menor.

Pedro dijo que él le diría a Ariel "¡por qué, cómo tú te atreviste a hacer esto y después en el vecindario que tanta gente nos conoce y tú haciendo esto como si nada!"

Según Pedro, Ariel fue a la vigila por DeJesús, y hasta le dio un abrazo a la madre de esta...más ella no sabía que él tenía a la menor secuestrada.

Pedro dijo que él había estado en la casa donde ocurrieron los hechos sin que jamás advirtiera nada extraño. Afirmó que las ventanas de la casa estaban cubiertas con cortinas y siempre estaban encendidas la radio y la televisión.

Onil Castro, de 50 años, dijo que deseaba que Ariel sufra en esa prisión lentamente. "Por mí que no le den comida", agregó.

Los hermanos dijeron que están preocupados de que la gente continúe asociándolos con los delitos que cometió su hermano, aun si la policía afirma que ambos no sabían nada de lo que ocurría. Ambos han recibido amenazas de muerte desde que los dejaron en libertad.

"Me dañaste la vida y la vida de mi familia", dijo Onil en referencia a su hermano.

Pedro dijo que espera que el mundo los escuche y que se les devuelva la libertad que se les ha quitado, ahora que ya han capturado al "monstruo", su hermano.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.