Hallan muerto a líder de secta que quemó a bebé

El grupo argumentó que el bebé era el anticristo, por lo que hacían un bien al mundo al matarlo. El hombre fue encontrado ahorcado en el Cusco, Perú

FOTO 24Horas

Agentes encontraron el miércoles en la ciudad andina de Cusco el cadáver ahorcado del chileno Ramón Castillo, líder de una secta que en su país quemó en un ritual a un bebé de tres días de nacido y que se hallaba prófugo en Perú.

"Las huellas enviadas por la policía internacional (Interpol) de Chile y las que posee Interpol Perú coinciden con las del ciudadano chileno Ramón Castillo Gaete, de 35 años, líder de la secta chilena", confirmó el general Javier Avalos, jefe de la región policial Sur Oriente.

La policía peruana halló en la madrugada el cadáver de Castillo en una vieja casa abandonada de adobes, ubicada a cuatro cuadras de la plaza principal de la ciudad de Cusco, a 570 kilómetros al sureste de Lima.

La policía chilena apresó a fines de abril a cuatro integrantes de la secta, entre ellos la madre del bebé, quienes junto a Castillo habrían participado el 23 de noviembre en el mortal ritual en Colliguay, región Valparaíso.

El subprefecto de la Policía de Investigaciones de Chile, Miguel Ampuero, relató que la secta mató al bebé para salvar el mundo de una catástrofe que creían ocurriría el 21 de diciembre y que Castillo había convencido a sus seguidores de que el niño era el anticristo.

La secta usaba ayahuasca en sus ritos y estaba compuesta por profesionales entre los que había veterinarios, azafatas y otras personas con poder económico, seguidoras de Castillo.