Atentado explosivo en Damasco deja 13 muertos

El hecho ocurrió un día después de que el primer ministro escapara a un intento de asesinato en el corazón de la capital, donde rigen estrictas medidas de seguridad

Personal de seguridad inspecciona un automóvil incendiado en el lugar donde estalló una bomba en el distrito de Marjeh, en el centro de Damasco. Foto/ AP

Una bomba estalló el martes en Damasco, con resultado de 13 muertos y 70 heridos, dijo la televisión estatal siria, un día después de que el primer ministro escapara a un intento de asesinato en el corazón de la capital, donde rigen estrictas medidas de seguridad.

Aunque nadie se atribuyó de inmediato la responsabilidad de la explosión, los rebeldes que luchan para derrocar al régimen del presidente Bashar Assad han intensificado sus operaciones en Damasco, la sede del poder político del país.

El estallido de la bomba fue el segundo en igual número de días en la capital, donde han aumentado los actos de violencia en momentos en que ingresa en su tercer año el conflicto en Siria.

Los residentes de Damasco dijeron que escucharon una poderosa explosión y vieron una nube densa de humo negro que salía detrás de un grupo de edificios.

La televisión siria dijo que la explosión se debió a un "atentado explosivo terrorista" ocurrido en el distrito de Marjeh, una zona comercial en el centro de Damasco. El régimen de Assad señala como "terroristas" a los combatientes de la oposición.

Se desconocía de inmediato qué o quién fue el blanco del atentado explosivo, aunque el estallido ocurrió cerca de la Torre de Damasco, un edificio de oficinas de 28 pisos. El ex ministerio del Interior se ubica a corta distancia y resultó dañado por la onda expansiva.

Las ambulancias acudieron a toda prisa al lugar de la explosión mientras la televisión estatal siria difundía imágenes de automóviles incendiados en la plaza Marjeh mientras los bomberos intentaban extinguir las llamas que envolvían a varios coches e inmuebles.

Entre las imágenes, un hombre yacía en el piso en un charco de sangre mientras otro, al parecer herido, era llevado por civiles a un autobús.