resumen noticias

Paraguay cierra elección, candidato del Partido Colorado es favorito

Unos 3,5 millones de paraguayos estaban habilitados para sufragar

Agencia Reuters Domingo, 21 de Abril de 2013

Unos 3,5 millones de paraguayos estaban habilitados para sufragar Los paraguayos votaron el domingo para escoger a un nuevo presidente, en una elección que podría llevar al conservador Partido Colorado de vuelta al Gobierno que ejerció durante décadas, meses después de que el primer mandatario de izquierda del país fuera destituido mediante un juicio político

El colorado Horacio Cartes, un acaudalado empresario de 56 años, aparecía como favorito en la mayoría de las encuestas previas a los comicios, en los que tuvo como principal adversario al ex ministro de Obras Públicas Efraín Alegre, del oficialista Partido Liberal.

Las mesas de votación cerraron oficialmente a las 16.00 hora local (2000 GMT), en una jornada sin mayores sobresaltos, y se esperaba que el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) divulgue los datos oficiales preliminares cuatro horas después, a las 20.00 horas.

Un eventual triunfo de Cartes devolverá a los colorados el poder que perdieron en el 2008 después de 60 años, cuando una coalición de centroizquierda liderada por el ex obispo católico Fernando Lugo los desplazó en una alternancia histórica para el país.

Lugo debía entregar la presidencia el 15 de agosto de este año, pero fue destituido mediante un juicio político sumario que dejó en el Gobierno a su vicepresidente, el dirigente del Partido Liberal Federico Franco, y al país aislado en términos diplomáticos hasta las elecciones.

Los países sudamericanos sancionaron a Paraguay excluyéndolo de sus foros por considerar que en el país había ocurrido un quiebre democrático.

Unos 3,5 millones de paraguayos estaban habilitados para sufragar en una elección marcada por el peso de las grandes estructuras partidarias, en las que también se eligieron miembros del Congreso bicameral y autoridades departamentales para los próximos cinco años.

El presidente electo será el que obtenga la mayor cantidad de votos.

"Para mí la prioridad del nuevo gobierno tiene que ser la educación y también la economía (...) y que roben menos", dijo Marcela, una maestra de 30 años que no quiso dar su apellido, luego de votar en un barrio de clase media de la capital Asunción.

Unos 300 observadores internacionales siguieron de cerca los comicios que se desarrollaron sin incidentes.

"No hemos recibido ninguna denuncia. Todo es normal. Me siento muy contento de ver la tranquilidad de la gente", dijo el ex presidente de Costa Rica Oscar Arias, jefe de la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), durante un recorrido por locales de votación.

Los candidatos llegaron a la elección tras una campaña de fuego cruzado, en la que Alegre acusó a su rival político de tener vínculos con el narcotráfico y el lavado de dinero, y Cartes lo denunció por la supuesta malversación de fondos cuando fue ministro, y por haber pagado alianzas electorales con fondos públicos.

Ambos negaron las denuncias.

"Las acusaciones de campaña nada tienen de cierto, yo personalmente estoy muy tranquilo", dijo Cartes a periodistas.

DESAFIOS

El nuevo presidente deberá iniciar gestiones para reinsertar al país en los foros en los que fue suspendido tras el juicio político a Lugo y en especial en el Mercosur, que Paraguay integra junto con Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela.

Ambos candidatos coinciden en que Paraguay debe regresar al bloque comercial, vital para el desarrollo de la pequeña economía mediterránea.

Cartes dijo más temprano el domingo que su equipo había iniciado contactos con países de la región y que veía una buena predisposición de parte de sus vecinos para el pronto levantamiento de la sanción.

En el contexto interno, el próximo Gobierno tendrá como desafío extender la bonanza económica concentrada en el sector agropecuario, con políticas que ayuden a aliviar la pobreza, que afecta a casi un 40 por ciento de la población.

La economía paraguaya ha venido creciendo sostenidamente los últimos años, apoyada principalmente en la expansión del sector agropecuario.

Cartes, quien es propietario de la mayor tabacalera del país, un banco y una conocida fábrica de bebidas, entre otros negocios, promete incorporar capital privado y mejorar la eficiencia del Estado, históricamente ligado a escándalos de corrupción bajo la administración de su partido.

Alegre, quien declaró que tiene un patrimonio de unos 200.000 dólares, busca continuar lo iniciado por Franco con una plataforma similar de estímulo a la inversión y endeudamiento externo, desarrollo de industrias y apoyo a los agronegocios.

"Lo que sigue subsistiendo es este modelo de sistema bipartidista bastante conservador que se traspasa a las propuestas programáticas", dijo el politólogo Guzmán Ibarra.

"En ambos candidatos se ve una visión noventista de lo que es la administración del Estado con toda la cuestión de la tendencia a la privatización o a la concesión a sectores privados, un poco de contramano a lo que pasa en los países de la región", agregó.

La izquierda, en tanto, llegó a las elecciones fragmentada con candidatos presidenciales propios en tres de sus principales coaliciones, pero tendría una representación importante en un Congreso en el que Lugo sería electo senador, según las encuestas.