resumen noticias

Senadores van a la frontera antes de avalar ley migratoria

Los republicanos John McCain y Jeff Flake viajan con sus homólogos demócratas Chuck Shumer y Michael Bennet a la frontera con México para conocer los problemas en esa zona

José Zometa politica@eldiariodehoy.com Miércoles, 27 de Marzo de 2013

Mientras el Gobierno salvadoreño pone todas sus esperanzas en la aprobación por parte del Senado estadounidense de una reforma Migratoria Integral que incluya a los beneficiarios del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), del cual se benefician unos 200 mil compatriotas, varios senadores demócratas y republicanos viajaron a la zona fronteriza con México para tener un panorama más completo sobre los problemas en el paso de los inmigrantes a territorio de Estados Unidos.

Un grupo de senadores estadounidenses que participará de la reforma de la ley de inmigración realizó un viaje por la frontera con México en Arizona a fin de apreciar directamente los temas que afectan la línea divisoria.

Se trata de los senadores republicanos John McCain y Jeff Flake, quienes visitaron ayer la zona fronteriza junto con sus colegas demócratas Chuck Schumer y Michael Bennet. Todos ellos son miembros de la llamada Banda de los Ocho, que en las últimas semanas ha intentado redactar un proyecto de reforma a la ley de inmigración.

El viaje tiene lugar mientras el Congreso está de vacaciones y los legisladores concluyen un proyecto de ley para defender la frontera y dar a 11 millones de ilegales la posibilidad de obtener, a largo plazo, la ciudadanía.

El presidente Barack Obama pidió al Congreso que apruebe este año una reforma de inmigración, y la seguridad fronteriza tiene una importancia crítica para McCain y otros republicanos, según los cuales, algunas zonas de la frontera son muy frágiles.

"Desearía que todos los miembros del Senado y el Congreso de Estados Unidos pudieran ver la frontera", dijo McCain a los periodistas el lunes en Phoenix. "Solamente entonces puede apreciarse la extensión, las dificultades y los desafíos de la frontera, y se puede apreciar realmente la necesidad de defender la seguridad fronteriza", externó.

La legislación propuesta seguramente dejará a los inmigrantes ilegales en un período de 13 años para obtener la ciudadanía y establecerá nuevos criterios para la seguridad fronteriza; permitirá la entrada de más trabajadores braceros y a los de alta preparación y obligará a las empresas a incrementar las normas de verificación de que sus empleados residen legalmente en el país.

De hecho, la administración de Mauricio Funes ha cifrado sus expectativas en la aprobación de la citada ley; tan así, que antes de solicitar una prórroga del TPS para los salvadoreños inscritos en ese programa, prefiere esperar los resultados del debate en torno a la citada normativa, impulsada por Barack Obama.

"Queremos esperar un poco más de detalles sobre el proyecto que probablemente se puede conocer el próximo mes y de acuerdo a eso vamos a tomar una decisión si seguimos en el doble carril de nuestra política migratoria o si nos enfocamos en la reforma", dijo recientemente a El Diario de Hoy el canciller salvadoreño, Hugo Martínez.

El Departamento de Seguridad Nacional, DHS, emite el llamado para una nueva reinscripción, dos meses antes del vencimiento del permiso de trabajo, que en este caso vence en septiembre, por lo que el mismo debe hacerse en julio, de no haber avances en la reforma migratoria.

McCain dijo el lunes en Phoenix a un grupo de activistas de inmigración: "Hemos avanzado en varias áreas y me siento alentado, aunque sigue habiendo otras en las que no concordamos", indicó.

También dijo que los legisladores llegaron a un acuerdo para proteger a los inmigrantes jóvenes que fueron llevados al país en forma irregular cuando eran niños y con visas de trabajo, aunque no entró en detalles.