El Papa, a retiro espiritual durante una semana

El Pontífice no hará más apariciones públicas hasta el próximo domingo. Se ha retirado al Palacio Apostólico del Vaticano, se informó

La multitud coreaba "larga vida al Papa", aplaudiendo varias veces mientras el Papa hablaba desde su ventana. foto edh / ap

CIUDAD DEL VATICANO. El Papa Benedicto XVI pidió a los fieles que recen por él y por el próximo pontífice, al dirigirse a la multitud congregada en la Plaza de San Pedro ayer en una de sus últimas apariciones públicas antes de convertirse en el primer líder católico en renunciar en siglos.

La multitud coreaba "larga vida al Papa", ondeando carteles y aplaudiendo varias veces mientras Benedicto XVI hablaba desde su ventana. El pontífice de 85 años, que renunciará el 28 de febrero, les agradeció en varios idiomas.

En declaraciones en español, dijo a los más de 50.000 fieles que estaban congregados ayer: "Os suplico que continuéis rezando por mí y por el próximo Papa".

No estaba claro por qué el Papa escogió el español para hacer esta referencia específica a su próxima renuncia en su alocución de ayer.

Una serie de cardenales hadicho que estarían abiertos a la elección de un Papa del mundo en desarrollo, ya sea de América Latina, Africa o Asia, en contraposición a un nuevo líder de los católicos provenientes de Europa, donde la Iglesia afronta una crisis y está cada vez polarizada.

Tras su discurso, el Papa acudió al Palacio Apostólico del Vaticano para iniciar un retiro espiritual de una semana - programado previamente - y no hará apariciones públicas hasta el próximo domingo.

En la parte de su discurso en la que habló en italiano, Benedicto XVI mencionó a la Cuaresma, el periodo en que los cristianos reflexionan sobre sus acciones y buscan concentrarse en la oración, y se refirió a las dificultades al tomar decisiones importantes.

"En momentos de la vida, o de mayor reflexión, en cada momento de la vida estamos ante decisiones cruciales: ¿Queremos escuchar al 'yo' o a Dios? ¿Al interés individual o al Dios real?", inquirió.

Desde su sorpresiva renuncia el lunes pasado, el Papa ha dicho varias veces que tomó una decisión difícil al convertirse en el primer pontífice en más de seis siglos en dejar el cargo por el bien de la Iglesia.

"Irónicamente él está mucho más en paz con su decisión, a diferencia del resto de nosotros, él no es alguien que se ve bajo presión fácilmente", dijo Greg Burke, importante asesor mediático del Vaticano. "Creo que eso tiene mucho que ver con su vida espiritual y con quién es él y con el hecho de que sea un hombre tan devoto de la oración", sostuvo Burke a Reuters Televisión. El Papa ha dicho que sus fuerzas espirituales y físicas ya no son suficientes para mantenerlo en la tarea de liderar a los 1.200 millones de católicos del mundo, en momentos en que la Iglesia atraviesa dificultades por una disminución de fieles.

El Vaticano ha dicho que el cónclave para elegir al sucesor de Benedicto XVI podría empezar antes de lo planeado originalmente, a fin de dar a la Iglesia Católica un nuevo líder para mediados de marzo.

Otro tuit del Papa

Benedicto XVI escribió ayer un nuevo tuit en su cuenta de Twitter, @pontifex, en el que señaló que la cuaresma es un tiempo para redescubrir la fe en Dios. "La cuaresma es un tiempo favorable para redescubrir la fe en Dios como fundamento de nuestra vida y de la vida de la Iglesia", escribió el Pontífice.

El cardenal Kurt Koch, un cercano asesor del papa Benedicto XVI que podría votar para elegir al próximo líder de la Iglesia católica, dijo que existía la posibilidad de que el nuevo pontífice provenga de América Latina o África. —AGENCIAS

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.