Honduras:

Policía interviene colonia, mareros habían ordenado "toque de queda"

En barrios y colonias de Tegucigalpa y San Pedro Sula, los ciudadanos no pueden salir después de las 7 de la noche.

. FOTO TOMADA DE EL HERALDO.HN

El gobierno comenzó a replantear las estrategias de combate a la delincuencia y la criminalidad que golpean con mayor fuerza en ciudades como Tegucigalpa y San Pedro Sula.

El periódico hondureño EL HERALDO reveló la semana pasada que en barrios y colonias como Las Ayestas, los pobladores viven bajo "toques de queda" decretados por pandilleros.

Esta realidad que se vive, así como la imparable violencia en las principales ciudades, fue tema de análisis en el seno del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad realizado en Casa Presidencial con la participación del mandatario Porfirio Lobo.

En el caso de Las Ayestas, donde días atrás fueron acribilladas varias personas, ahora nadie puede salir de sus casas después de las 7 de la noche, porque así lo decidieron los pandilleros.

Solo la mañana del lunes, al menos cinco personas perdieron la vida de manera violenta en diferentes puntos de la capital, mientras la Policía no reportó ni una tan sola captura.

A raíz de la investigación del rotativo hondureño, sobre la incertidumbre que se vive en Las Ayestas, la Policía inició fuertes operativos.

Estas acciones, encaminadas a recuperar el control de la zona, se prolongarían hasta la medianoche.

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, anunció en las últimas horas que este día se reunirá con el titular de Defensa, Marlon Pascua y el ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, así como con los jefes policiales para atender los reclamos de mayor seguridad de la población de la capital.

"Es un trabajo permanente. La violencia se genera por la ubicación geográfica del país, que es puente entre la demanda de la droga y su lugar de origen, el delito nuestro es estar en medio, poner los muertos y el dolor de las familias", sostuvo el gobernante.

Sin embargo, esta tesis resulta no tener fundamento al analizar las cifras de homicidios de Nicaragua, país que también es usado como puente del narcotráfico.

Mientras Honduras tiene una tasa de 85.5 homicidios por 100,000 habitantes (la más elevada del mundo), el vecino Nicaragua apenas tiene una tasa de 13 muertos.

Los hechos violentos han sido una constante en el país en los primeros 28 días de 2013.

Prueba de ello es que ya se contabiliza un promedio de una masacre cada dos días, en diferentes hechos que han causado luto y dolor entre las familias hondureñas.

Estrategias

Marlon Pascua, ministro de Defensa, manifestó que han existido avances en el combate de la delincuencia, el crimen y el narcotráfico, sin embargo, admitió que "falta mucho por hacer" en el tema de seguridad.

"Nosotros siempre coordinamos las acciones que se han venido realizando, se han tenido éxitos muy importantes en el país, pero lo reconocemos, falta mucho por hacer todavía y en este caso tenemos que seguir comprometiéndonos y tenemos que seguir esforzándonos y multiplicar aún más las acciones para poder resolver el problema de la inseguridad".

Por su parte, el ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, afirmó que desde hace una semana se realizan controles debido a que "nuevamente andan dos hombres en motocicletas".

El funcionario reveló que él mismo procedió a decomisar la licencia de conducir a una persona porque dos hombres se conducían en la misma motocicleta.

Los detenidos fueron puestos a la orden de la Fiscalía, aunque la motocicleta "no se les decomisó porque era en carretera abierta", añadió.

"En este momento estamos volviendo a lo que se daba anteriormente, en que utilizaban la motocicleta dos hombres para atentar contra la vida de personas", enfatizó.

Bonilla dijo que para esclarecer estos crímenes "las cámaras son una magnífica herramienta".

Sin embargo, algunas de las cámaras fueron suspendidas por algunos días debido a que el Gobierno mantenía una deuda con la empresa encargada.

Un informe dado a conocer por la organización no gubernamental Casa Alianza señala que más de 900 jóvenes menores de 23 años perdieron la vida de manera violenta durante el 2012 en Honduras.

El documento establece que los meses más violentos para la población joven de 0 a 23 años fueron enero y octubre, con 84 crímenes cada uno; septiembre con 104 asesinatos y abril con 99.