resumen noticias

Una niña se clava por accidente un lápiz en el ojo

Más de 50 médicos han trabajado en su caso y la niña se recupera favorablemente.

Lunes, 4 de Febrero de 2013

BOSTON. Cuando Olivia Smith, de 21 meses, cayó de su silla, el lápiz que estaba usando se convirtió rápidamente en un arma letal. A través de la cavidad del ojo se alojó en su cerebro, según el New Hampshire Union Leader.

Los escáneres mostraron que 4 a 5 pulgadas del lápiz se introdujeron en su cabeza.

El lápiz atravesó los dos hemisferios del cerebro de Olivia, y ella tuvo que ser trasladada al Hospital de Niños de Boston en helicóptero. Más de 50 médicos trabajaron en su caso, y todos coincidieron en la trayectoria del lápiz: "por poco" no ha perdido las partes de su cerebro que podrían haberle conducido a la muerte o un daño permanente.

"Me hizo abrir los ojos definitivamente a todo lo demás que sucede y que no se piensa", dijo Susie Smith, madre de Olivia, "uno piensa en el día a día cosas superficiales. Somos muy afortunados".

El doctor Darren Orbach, el jefe de la división de radiología intervencionista en el Hospital de Niños de Boston, dijo que planea publicar un artículo sobre Olivia y la rápida respuesta médica que recibió ese día.

El médico indicó que la niña estaba coloreando cuando perdió el equilibrio y se cayó de cabeza en el lápiz, que la atravesó la cuenca del ojo y continuó por los dos hemisferios cerebrales, deteniéndose justo debajo de su oreja izquierda.

A lo largo de su recorrido, el lápiz evitó áreas importantes como las del nervio óptico, las arterias y las venas críticas y otras partes, que, si se hubieran dañado, podrían haber causado ceguera, parálisis, daño devastador neurológico, o incluso la muerte, relata el galeno. "Casi cualquier resultado horrible que te puedas imaginar pudo haber pasado", afirma.

Orbach dijo que cuando vio por primera vez a Olivia fue desagradable: "El procedimiento para retirar el lápiz nos llevó unos 40 minutos pero cuando terminamos parecía que nada hubiese pasado", detalló el doctor.

"Tal vez ella no va a ser un gimnasta, pero en todo lo demás, será completamente normal.

"Ella no va a tener ninguna discapacidad importante. Peor de los casos, tendrá muy leve debilidad en el lado derecho", explica.

Olivia pasó menos de una semana en el hospital seguida de una breve estancia en un centro de rehabilitación.

Ella ya está de vuelta a casa, corre, dibuja y juega con sus muñecas. —AGENCIAS