Suicida con coche bomba mata a 33 en cuartel iraquí

Dos policías dijeron que el conductor del coche bomba condujo el vehículo hasta la sede policial de Kirkuk y lo hizo detonar.

Varios cadáveres podían verse en la calle junto a los restos del coche bomba. foto edh /efe

BAGDAD. Al menos 33 personas murieron ayer en la ciudad iraquí de Kirkuk cuando un atacante suicida detonó un camión lleno de explosivos fuera de un cuartel de policía y hombres armados disfrazados de policías trataron de invadir la sede.

La explosión fue el tercer gran ataque en semanas en o cerca de la ciudad multiétnica de árabes, kurdos y turcos, que está en el corazón de una disputa entre el Gobierno central de Irak y la región autónoma del Kurdistán.

La policía dijo que el atacante provocó una enorme explosión cerca de la entrada lateral del edificio de la policía, demoliendo parte de una oficina del Gobierno cercana. "Un atacante suicida que manejaba un vehículo lleno de explosivos atacó la entrada del cuartel y después de la explosión, hombres armados con chalecos protectores atacaron con (fusiles) AK47s y granadas, pero los guardias los mataron", dijo un funcionario policial. Guardias y rescatistas llevaron a los ensangrentados sobrevivientes a camillas en medio de los escombros dejados por la explosión, que dejó un gran cráter en la calle.

La policía dijo que 33 personas murieron en el atentado, incluyendo a 12 empleados en la oficina del Gobierno. Sin embargo, un funcionario de salud afirmó que sólo 16 cuerpos se encontraban en la morgue de un hospital y que había más de 90 heridos. El ataque se produjo cuando insurgentes vinculados a Al Qaeda tratan de inflamar el conflicto sectario en Iraq. —AP

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.