Biden: EE.UU. dispuesto a conversar con Irán

Conversaciones serían por el impasse sobre las ambiciones nucleares

MÚNICH. Estados Unidos está preparado para sostener conversaciones directas con Irán en el impasse sobre sus ambiciones nucleares, dijo ayer el vicepresidente estadounidense Joe Biden, pero Teherán debe demostrar que "actúa con seriedad".

Washington ha indicado en el pasado que está preparado para hablar directamente con Irán. Las conversaciones que han involucrado a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas más Alemania han tenido pocos avances.

Varias rondas de sanciones internacionales han reducido las ventas de petróleo de Irán y sus transacciones financieras. Teherán, en un movimiento desafiante antes de una nueva ronda de conversaciones entre las seis potencias, anunció el mes pasado planes de incrementar enormemente su ritmo de enriquecimiento de uranio, el cual puede ser utilizado tanto como combustible de reactor o núcleo fisible de ojivas.

Biden dijo en la conferencia internacional sobre seguridad que "aún hay tiempo, aún hay espacio para que tenga éxito la diplomacia apoyada por presión". No especificó ningún margen de tiempo.

Insistió en que "el balón está en la cancha del gobierno de Irán" para demostrar que está negociando de buena fe.

Al preguntársele cuándo podría Washington tener conversaciones directas con Teherán, Biden respondió: "cuando el liderazgo iraní, el líder supremo (ayatolá Alí Jamenei), actúe con seriedad".

Biden indicó que la oferta sigue en pie, "pero debe ser real y tangible y debe haber una agenda sobre la que estén preparados para hablar".

"No estamos preparados para hacerlo simplemente por el ejercicio", agregó en declaraciones ante la Conferencia de Seguridad de Múnich.

El canciller ruso Sergey Lavrov, cuyo país desempeña un papel crucial en las conversaciones de los seis países con Irán, detalló que él "respaldaría firmemente lo que dijo el vicepresidente Biden sobre la necesidad de que se le muestren incentivos claros a Irán".

"Tenemos que convencer a Irán de que no es acerca del cambio de régimen", afirmó.

Teherán insiste en que no quiere armas nucleares y argumenta que tiene derecho a enriquecer uranio para un programa nuclear de producción de electricidad con fines civiles, pero persiste la sospecha de que su aspiración real es poseer armas atómicas. La república islámica ocultó gran parte de su programa nuclear hasta que fue revelado desde el exterior hace más de una década. Y, en un desafío a las exigencias del Consejo de Seguridad de la ONU para que detenga el enriquecimiento de uranio, el gobierno iraní lo ha aumentado.

"Irán no debería esperar más para aprovechar la buena disposición que ha manifestado el vicepresidente Biden para sostener negociaciones sustanciales sobre su programa nuclear", dijo el canciller alemán Guido Westerwelle. —AP