Dos heridos en otro tiroteo en una escuela

Ayer también continuaba en Alabama el drama del niño de 5 años que está secuestrado en un búnker

Socorristas trasladan al joven de 14 años herido. Agentes custodian a un sospechoso del tiroteo en la escuela de Atlanta. Fotos EDH / REUTERS

ATLANTA. Dos personas resultaron heridas ayer en un tiroteo en una escuela de secundaria de la ciudad de Atlanta (Georgia), en un nuevo suceso de violencia con armas de fuego, en pleno debate sobre nuevas regulaciones.

Según el canal local de la NBC en Atlanta, la Policía ha informado de dos heridos, uno de ellos un menor de edad.

El departamento de bomberos indicó al canal de televisión que una de las víctimas tiene tan sólo 14 años y sufrió un disparo en la cabeza, mientras que la segunda persona herida es un profesor.

De acuerdo con el reporte de la cadena FOX el incidente ocurrió en la Price Middle School, en el suroeste de la ciudad.

La policía también dijo que un sospechoso había sido detenido por el incidente. Más temprano la prensa había reportado que dos personas fueron arrestadas.

El alcalde de Atlanta, Kasim Reed, condenó el tiroteo calificándolo como "inmoral", y dijo que la ola de ataques con armas dentro y fuera de las escuelas de Estados Unidos "debe terminar".

"Demasiada gente joven está siendo perjudicada, y personas y sus familias están sufriendo un dolor inimaginable e innecesario", agregó Reed en el mensaje publicado en el portal de la alcaldía.

Niño sigue como rehén

Mientras, en Alabama, el hombre que el martes abordó un autobús escolar y mató a disparos al conductor, continuaba ayer atrincherado en su búnker subterráneo con un niño de 5 años al que tomó como rehén, y rodeados por decenas de policías y agentes del FBI, informaron fuentes policiales.

El sujeto ha sido identificado como Jimmy Lee Dykes, de 65 años, un veterano de Vietnam.

Según el periódico local The Dohan Eagle, el hombre y el niño están viviendo agachados en el búnker, de 2 por 2.5 m, que construyó con sus propias manos, y que está completamente equipado como para sobrevivir varios días. Según las autoridades estaría armado.

Dykes se está comunicando con los negociadores de la policía a través de una tubería que sale del búnker.

Un portavoz policial dijo que al niño se le permitió recibir medicinas y mirar televisión, y que no hay motivos para pensar que esté herido.

Las autoridades han iniciado un gran despliegue de fuerzas, con equipos de agentes especiales, SWAT, policía estatal o helicópteros, puesto que el individuo parece tener manías paranoicas y estar desequilibrado. —AGENCIAS.