Violencia deja 33 muertos en iraq

Un atacante suicida conducía un camión lleno de explosivos y detonó su carga afuera de unas oficinas.

Un herido es evacuado tras el ataque con bomba en Kirkuk.

KIRKUK. Unas 33 personas murieron en Iraq ayer en una ola de atentados. El más grave lo protagonizó un atacante suicida que se inmoló frente a las oficinas de un partido kurdo en el norte del país.

La violencia se produce en medio de tensiones crecientes entre los distintos grupos étnicos y sectarios que amenazan con volver a sumir a la nación en caos casi una década después de la invasión encabezada por Estados Unidos.

Aunque nadie se atribuyó los hechos de violencia inmediatamente, los vehículos con explosivos y los ataques coordinados son tácticas favoritas de insurgentes suníes, como un grupo afiliado a Al Qaeda. Su intención es exacerbar las divisiones dentro de Irak para socavar el gobierno encabezado por chiíes.

Los hechos de violencia de ayer fueron los más mortíferos en Irak desde el 29 de noviembre, cuando los ataques contra peregrinos chiíes en el sur del país dejaron por lo menos 43 muertos.

El auto que estalló frente a las oficinas del Partido Democrático Kurdo en el centro de Kirkuk causó extensos daños materiales. El PDK es encabezado por Massoud Barzani, el presidente de la región kurda autónoma, que con frecuencia choca con el gobierno central en Bagdad. —AGENCIAS.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.