Con luz de teléfonos móviles operan a niño

Ocurrió la semana anterior en Argentina

Un adolescente de 13 años debió ser operado de urgencia a la luz de linternas y de varios teléfonos celulares cuando un corte en el suministro eléctrico y una falla en el grupo electrógeno provocaron un apagón en el Hospital Pediátrico "Avelino Castelán", el más importante de la ciudad de Resistencia, Argentina., informan medios locales

Las fotografías fueron tomadas por un enfermero de dicho centro de salud que quiso registrar las malas condiciones de trabajo pero enseguida se difundieron en los medios de comunicación que las transformaron en un duro retrato de las carencias con que deben trabajar los médicos y auxiliares de la red sanitaria provincial.

La cirugía se llevó a cabo el 9 de enero cuando el joven ingresó al hospital como consecuencia de un accidente vial

Debido a la repercusión que tuvo la historia y ante las críticas que recibió el gobierno provincial por el estado de los hospitales, el centro de salud difundió un informe que indica todo se debió a "un hecho fortuito".

El director del hospital, Mario Jaccobacci, dijo que la interrupción transitoria del suministro eléctrico respondió a "un hecho fortuito" y manifestó que fue "rápidamente subsanado con la intervención de un ingeniero que activó manualmente el grupo electrógeno".

El directivo sostuvo que el corte del suministro eléctrico no puso en riesgo la vida del paciente porque se trataba de una "cirugía menor", con intervención médica en partes blandas, como piel, tejidos subcutáneos y musculares. "Las lesiones demandaron la intervención de médicos cirujanos, plásticos y traumatólogos, que en ese momento hábilmente subsanaron la situación utilizando la iluminación de los elementos que tenían a mano", expresó el jefe del principal centro de atención para menores de edad de esta provincia.

Jacobacci afirmó que "siempre tomamos recaudos y esto fue un hecho fortuito que fue resuelto de inmediato", durante una conferencia de prensa que ofreció luego de reunirse con los padres del niño intervenido, Rolando Galarza y Natalia Funes, en compañía del subsecretario de Salud de Chaco, Carlos Franco. El directivo expresó que "el resultado de la cirugía fue excelente" y manifestó que el niño intervenido "se está recuperando favorablemente", mientras se le realizan otros estudios médicos de rigor.

Según publica el diario Clarín, Modesto Albornoz, de la Asociación de Profesionales de la Salud Pública del Chaco, dijo que se había enterado por los medios de lo sucedido pero que más allá de las particularidades del caso lo que el episodio demuestra es que "el sistema sanitario de la provincia está desfinanciado desde todos los puntos de vista que se planteen. Acá con la buena voluntad no alcanza, hay que invertir plata".

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.