resumen noticias

Masacre en universidad 83 muertos

Dos explosiones en la universidad de Alepo, Siria, causaron además unos 160 heridos

Martes, 15 de Enero de 2013

SIRIA. Dos explosiones destruyeron ayer el complejo de una de las mayores universidades de Siria en el primer día en que los estudiantes rendían exámenes, causando la muerte a 83 personas y dejando decenas de heridos, dijo un grupo activista.

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, una organización con sede en Gran Bretaña, informó que, además de los muertos, hay más de 160 heridos en condición delicada.

Agregó que los muertos incluyen a estudiantes universitarios y civiles que habitaban en los dormitorios de la institución porque fueron desplazados por los combates entre los rebeldes y las fuerzas del dictador Bashar al-Assad.

La incesante violencia ha afectado la vida cotidiana en Siria desde que a inicios de 2011 la feroz represión del régimen sobre protestas pacíficas dio pie a una resistencia que se transformó en una oposición armada dirigida a derrocar al dictador.

Cada bando en el conflicto, que lleva 22 meses, se culpó mutuamente por las explosiones de ayer en la Universidad de Alepo, situada en una zona controlada por el régimen en la ciudad más poblada de Siria.

Las explosiones dañaron las facultades de Bellas Artes y de Arquitectura, según varios estudiantes.

Las versiones contradictorias sobre los dos estallidos en la universidad principal de Alepo ponen de manifiesto las dificultades que hay para confirmar informes dentro de Siria. El gobierno sirio prohibe el trabajo de buena parte de la prensa en la nación.

Combatientes rebeldes sostuvieron que el ataque parecía haber sido causado por misiles de "tierra-tierra".

Alepo, segunda ciudad en importancia del país, se encuentra actualmente dividida entre las fuerzas rebeldes y las gubernamentales.

Rusia anunció ayer que suspendió las operaciones en su consulado en la ciudad de Alepo después de las explosiones en el centro de estudios. Moscú ha advertido que, de ser necesario, evacuará a sus ciudadanos de Siria.

Más de 50 países pidieron ayer al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que refiera el conflicto a la Corte Penal Internacional (CPI), que procesa a personas por crímenes de guerra y genocidio.

Pero Rusia –principal aliado de Assad y su mayor abastecedor de armas– bloqueó la iniciativa, al decir que "el momento es inadecuado y contraproducente".

Además de los bombardeos en Alepo, la aviación del régimen atacó bastiones rebeldes en los alrededores de Damasco y en la ciudad de Hula, en la provincia de Homs, causando al menos 38 muertos.

Desde marzo de 2011, cuando estalló la revuelta popular que después se convirtió en una guerra civil, más de 60 mil personas han muerto, según informó la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay. "El número de víctimas es más alto de lo esperado, y es verdaderamente impactante", informó Pillay. —AGENCIAS