Sigue conflicto en Honduras por la destitución de magistrados

Ayer decenas de manifestantes impidieron a magistrados ingresar al Poder Judicial

Organizaciones sociales se manifiestan a favor de la destitución de cuatro magistrados. foto edh / efe

TEGUCIGALPA. El conflicto político-institucional que vive Honduras desde que el Congreso Nacional destituyó en diciembre a varios miembros de la Corte Suprema de Justicia se agravó ayer cuando cientos de manifestantes impidieron el acceso a la Corte de varios magistrados y demandaron la destitución de todos sus miembros, informó agencia AP.

La única magistrada de corte que logró ingresar al edificio fue Rosalinda Cruz, quien se cuenta entre los cuatro jueces destituidos en diciembre.

"Si siguen estos hostigamientos es posible que tomemos la determinación de solicitar asilo político en la Embajada de España o en otra Embajada porque esto es una persecución política", dijo Cruz a The Associated Press.

La jueza se presentó en su puesto de trabajo porque "nadie nos ha comunicado oficialmente nuestra destitución, nosotros nos sentimos en nuestro cargo y vamos a enfrentar las intimidaciones que estamos sufriendo".

También afirmó que "no tenemos miedo porque sabemos que tenemos la razón" y que "estamos solicitando medidas de protección porque tememos por nuestra integridad física".

La magistrada añadió que "otros dos jueces destituidos tuvieron que desistir de ingresar al edificio por temor a ser hostigados por la turba, que carga mochilas llenas de piedras".

El cuarto juez destituido está fuera del país. Marco Antonio Bhady, presidente de la Confederación Nacional de Patronatos de Honduras que organizó decenas de autobuses para bloquear la Corte dijo "estamos manifestándonos en contra de que se reintegren a labores los magistrados culpables del desorden judicial y responsables de leyes que perjudican a los campesinos y contrarias a la depuración policial porque están coludidos con los poderes fácticos y contra el pueblo".

Bhady afirmó que "los queremos a todos fuera, exigimos la separación de todos los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, del Fiscal general del Estado y de otros actores del Ministerio Público porque con esta justicia el país no puede avanzar y explicó que el 3 de enero comienza un proceso de limpieza de todos los elementos nocivos en la justicia hondureña".

Mientras, el presidente de la Corte Suprema de Justicia de Honduras, Jorge Rivera, incorporó a la Sala de lo Constitucional a los cuatro abogados elegidos por el Parlamento, el 12 de diciembre pasado.

Los jueces han presentado un recurso de amparo contra su destitución.

El Defensor del Pueblo de Honduras, Ramón Custodio informó en la sede del Consejo Nacional de los Derechos Humanos que en diciembre solicitó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos medidas cautelares de protección para los magistrados destituidos así como la visita de una misión al país.

La tensión política comenzó a gestarse luego de que 4 de los 5 magistrados de la Sala Constitucional fallaran contra la disposición legislativa de someter a los agentes de seguridad a pruebas antidrogas y al detector de mentiras como parte del proceso de depuración de la Policía Nacional, impulsado por el presidente de Honduras, Porfirio Lobo.

La depuración es un tema sensible en Honduras, considerado por la ONU como el país sin conflicto bélico más violento del mundo, donde hace un año se descubrió que cientos de oficiales estaban involucrados en el tráfico de drogas, secuestros, robo de autos y la extorsión. —AGENCIAS.