Papa Benedicto XVI afirma que 2013 será año de paz

b Criticó que el mundo está marcado por focos de tensión causados por las "crecientes desigualdades"b Ayer ofició la primera misa del año

El Santo Padre Benedicto XVI, durante el Ángelus, recitado desde la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico. Foto EDH /reuters

ROMA. El Papa Benedicto XVI se dijo ayer convencido de que la paz prevalecerá en 2013, pese a la desigualdad, el terrorismo y el "capitalismo sin regulación financiera", que afligen actualmente al mundo.

El Pontífice ofició la Misa de Año Nuevo en la Basílica de San Pedro, para conmemorar el día mundial de la paz en la Iglesia. Entre los asistentes figuraron varios diplomáticos acreditados ante la Santa Sede, quienes escucharán la próxima semana el mensaje anual del Papa sobre la lucha de los pobres del mundo y las penurias en zonas afectadas por la guerra.

En su homilía, Benedicto dijo que, pese al terrorismo, la delincuencia y la desigualdad entre ricos y pobres, está convencido de que "numerosas obras, de las que hay una gran riqueza en el mundo, son un testimonio de la vocación innata que tiene la humanidad por la paz".

Consideró que el "capitalismo sin regulación financiera" constituye una evidencia de una "mentalidad egoísta e individualista" que predomina en el mundo.

"(No obstante) estoy convencido que las múltiples obras de paz de las cuales está lleno el mundo, atestiguan la innata vocación de la humanidad a la paz", dijo en italiano.

"Un año nuevo es como un viaje. Con la luz y la gracia de Dios, podría ser el comienzo de un camino hacia la paz para cada persona, cada familia, cada país y para el mundo entero", dijo desde su ventana que da a la plaza.

Antes de rezar el primer Ángelus de 2013, el papa Benedicto XVI aseguró que los pacificadores son también los que tratan de vencer el mal con el bien mediante "la investigación científica al servicio de la vida y con obras espirituales y corporales de misericordia".

"Los pacificadores son muchos, pero no hacen ruido. Como la levadura en la masa, hacen crecer la humanidad según los designios de Dios", dijo En su mensaje completo para el día de la Paz, el Papa pidió un nuevo modelo económico y regulaciones éticas para los mercados, y dijo que la crisis financiera mundial era la prueba de que el capitalismo no protege a los miembros más débiles de la sociedad.

También advirtió de que la inseguridad alimentaria era una amenaza para la paz en algunas partes del mundo y reafirmó con firmeza la oposición de la Iglesia al matrimonio homosexual. El matrimonio heterosexual tiene un papel indispensable en la sociedad, sostuvo.

Luego, el Pontífice apareció en la ventana de su despacho, ante la plaza, para desear a miles de personas un feliz Año Nuevo.

Cerca de ahí, un hombre trepó a los andamios colocados junto a la Plaza de San Pedro y desplegó un cartel en el que instó a Benedicto XVI a "Frenar el terrorismo".

El hombre se identificó en su mensaje como Julian Jungarean, ciudadano rumano que había subido antes a un conjunto de columnas alrededor de la plaza.

Un grupo de agentes negoció durante unas horas con el activista, quien descendió de los andamios. Al parecer, la protesta no alteró de modo alguno las actividades del Pontífice.

—AGENCIAS.