Chávez delega en Maduro poderes en el área económica

Podrá aprobar créditos, expropiar y elegir funcionarios Maduro dice que Chávez tiene cuadro de salud complejo

Justo antes de partir a Cuba, Hugo Chávez designó a Nicolás Maduro (foto) como su heredero político en caso de que él se viera inhabilitado para seguir gobernando. Foto EDH

VENEZUELA. El gobernante Hugo Chávez, hospitalizado en Cuba tras su cuarta operación contra el cáncer, delegó una serie de tareas económicas en el vicepresidente Nicolás Maduro, según un decreto firmado por el gobernante antes de dejar el país y publicado ayer en la Gaceta Oficial.

El gobernante delegó el 8 de diciembre el mando político del país en Maduro pocos días antes de someterse a una compleja operación en Cuba por la reaparición del cáncer en la región pélvica.

Maduro puede desde ahora –según el texto oficial– decretar créditos adicionales al presupuesto nacional, expropiar bienes, aprobar o negar pedidos presentados por otros miembros del gabinete para adquirir divisas o para fijar los presupuestos de sus despachos, entre otras funciones.

En el decreto presidencial se prevé además que el vicepresidente y canciller podrá nombrar viceministros, presidentes y miembros de juntas directivas de organismos públicos.

El decreto, firmado por Chávez un día antes de partir a Cuba para su cuarta operación contra el cáncer en 17 meses, se emitió considerando que el gobernante venezolano sería "sometido a un tratamiento médico que, si bien de ninguna forma lo limita en el desempeño del cargo, le impone la necesidad de redimensionar el volumen de trabajo y la cantidad de tareas asumidas", según reza la Gaceta Oficial.

Chávez, de 58 años y desde 1999 en el poder, fue operado el 11 de diciembre en La Habana de una grave recurrencia del cáncer detectado en 2011.

El gobernante adoptó en julio del año pasado una decisión similar cuando delegó algunas funciones administrativas en el vicepresidente para ese entonces, Elías Jaua, y el ministro de Planificación, Jorge Giordani, poco antes de viajar a la isla caribeña para iniciar un tratamiento de quimioterapia tras la detección del cáncer a mediados de 2011.

La decisión del gobernante se dio a conocer a escasos días de que Maduro informó al país que Chávez ya estaba caminando como parte del proceso de recuperación luego de la compleja operación de unas seis horas a la que fue sometido este mes.

Maduro, dijo ayer, al asistir al acto oficial en el estado Falcón (noroeste), que Chávez tiene un "cuadro de salud complejo", pero "una voluntad de vida gigantesca".

El vicepresidente y canciller rechazo las versiones de prensa que señalan que entre los voceros del gobierno hay contradicciones sobre estado de salud de Chávez, que permanece en La Habana, y dijo que el mandatario "está progresando poco a poco".

Las autoridades venezolanas han proporcionado pocos detalles concretos sobre la condición de Chávez y no han ofrecido información sobre su diagnóstico a largo plazo.

En medio de la convalecencia del gobernante han surgido dudas sobre si podrá asistir el 10 de enero en la Asamblea Nacional a la toma de posesión para iniciar el cuarto periodo de seis años, tal como prevé la Constitución, que también contempla que si se da "cualquier motivo sobrevenido" que impida al mandatario electo juramentarse en el congreso, podrá hacerlo ante el Tribunal Supremo de Justicia.

El diputado oficialista Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, ratificó el miércoles que la Constitución establece que si el 10 enero "no está el presidente, por alguna razón sobrevenida, se juramentará ante el TSJ", pero reconoció que en el articulado "no dice dónde", ni "cuándo" se puede realizar ese acto.—AGENCIAS.