Juez frena Ley de Medios Audiovisuales en Argentina

Se suspende la transferencia de las licencias que había iniciado el Gobierno

El Gobierno argentino intenta desmantelar el grupo Clarín, principal empresa de comunicación del país. En la foto, representantes del Gobierno (Der.) comunica a los responsables del grupo Clarín esta decisión. Foto EDH /efe

BUENOS AIRES. La Justicia argentina aceptó ayer la apelación del Grupo Clarín contra la Ley de Medios Audiovisuales, por lo que vuelve a estar vigente la medida cautelar que frena la fuerte desinversión exigida por la ley al mayor grupo multimedia del país.

La medida supone otro revés para el Ejecutivo.

Fuentes judiciales informaron que el juez Civil y Comercial Federal Horacio Alfonso elevó el recurso realizado por el Grupo Clarín contra la sentencia que avaló el viernes la constitucionalidad de la cláusula de desinversión y ordenó el levantamiento de la medida cautelar que mantiene frenada la aplicación íntegra de la ley de medios.

La apelación deberá ser resuelta por la Cámara de lo Civil y Comercial Federal, la misma que el pasado 6 de diciembre prorrogó la medida cautelar sobre los artículos 45 y 161 de la ley de medios que obliga a los grandes grupos de comunicación argentinos a deshacerse de las licencias que superan el tope legal.

La decisión del juez Alfonso frena el proceso de "transferencia de oficio" de las licencias de Clarín iniciado el pasado lunes por el Gobierno hasta que haya una sentencia firme.

La presentación de Clarín, referida a la constitucionalidad de los mencionados artículos, quedará ahora en manos de la Sala I de la Cámara, integrada por los jueces Ricardo Guarinoni, Francisco de las Carreras y María Susana Najurieta.

Se trata de un nuevo paso de un intricado proceso judicial que lleva más de tres años y que puede terminar en la Corte Suprema.

Satisfechos

El Grupo Clarín, uno de los más poderosos de América latina y crítico del gobierno de Cristina Fernández, considera que la ley constituye un ataque a la libertad de expresión y a su patrimonio.

Uno de los abogados del Grupo Clarín, Damián Cassino, realizó una lectura "positiva" del fallo de la Corte Suprema por la Ley de Medios y aseguró que la sentencia "les dio la razón" ya que "sostiene que, si no hay fallo, hay denegación de Justicia" al multimedio, que según el letrado, "solicitó un resolución, pero el Estado bloqueó a la Justicia".

De acuerdo con la interpretación del letrado, "hay una cosa que nos dan la razón: sino hay fallo, hay denegación de Justicia y Sabbatella no puede actuar de oficio". "Este fallo se conoce mientras la Afsca decía que avanzaba como la aplicación de la ley, que va actuar de oficio. A mi modo de ver, esto rompe la forma de ver el 7D que tiene Sabbatella", agregó.

Cassino recordó: "Nosotros hace dos meses que pedimos sentencia y estamos siendo totalmente obstaculizados por el Estado en primera instancia y Cámara, con las sucesivas recusaciones a jueces y denuncias".

La decisión se conoce un día después de que el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), Martín Sabbatella, se presentara en las oficinas del Grupo Clarín para comunicar que iniciaba el proceso de transferencia de oficio de las licencias, que preveía que iba a culminarse en unos cien días hábiles, una pretensión del Gobierno que ahora choca con un nuevo obstáculo: la resolución del juez Alfonso.

Para Cassino, abogado del Grupo Clarín, Sabbatella cometió el "delito de desobediencia" y actúo en forma "ilegal" al notificar la transferencia de oficio de las licencias que exceden lo estipulado en la ley de medios.

Ahora, el Gobierno argentino estudia si presenta un nuevo recurso "per saltum" para intentar que la ley de medios pase directamente a la Corte Suprema y el máximo tribunal del país ponga punto final a la polémica iniciada hace tres años, cuando la ley fue aprobada por una amplia mayoría en el Congreso.

El Grupo Clarín sostiene que las acciones del gobierno son ilegales y contravienen fallos anteriores dictados en favor del conglomerado.

Algunos políticos de la oposición consideran que el Gobierno lleva prisa porque quiere llegar a las elecciones legislativas, las de medio turno del segundo periodo de Fernández, con su enemigo número uno desarmado.—AGENCIAS