Irán advierte a la OTAN que despliegue de misiles lleva a otra guerra mundial

OTAN desplegaría cohetes Patriot entre la frontera de Turquía y Siria

La OTAN intenta desplegar misiles Patriot entre las fronteras de Turquía y Siria. Irán se opone a dicho sistema de protección. foto edh / Archivo

El jefe de las fuerzas armadas de Irán advirtió a la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) que el despliegue del sistema de misiles Patriot en la frontera de Turquía con Siria podría desatar una guerra mundial.

El general Hassan Firouzabadi, cuyo país ha sido un firme aliado del presidente sirio, Bashar al-Assad, durante la revuelta de 21 meses contra su Gobierno, hizo un llamado a la alianza militar de Occidente para que revierta su decisión de enviar el sistema defensivo.

"Cada uno de estos misiles Patriot es una marca negra en el mapa global y puede causar una guerra mundial", declaró Firouzabadi, según fue citado el sábado por una agencia de noticias local.

"Ellos están haciendo planes para una guerra mundial y eso es muy peligroso para el futuro de la humanidad y para la propia Europa", aseveró.

Pese a la advertencia, Firouzabadi no amenazó con tomar acciones contra Turquía durante su discurso ante altos comandantes en la Universidad de Defensa Nacional en Teherán. "Somos amigos de Turquía y queremos su seguridad", expresó.

El comandante estadounidense en la OTAN dijo el viernes que la alianza desplegaría un sistema antimisiles junto a la frontera norte con Siria porque las fuerzas de Assad han disparado proyectiles Scud que cayeron sobre territorio turco.

Damasco niega haber lanzado los misiles de largo alcance construidos por la ex-Unión Soviética. Pero, a medida que parece estar cada vez más acorralado por los rebeldes mayormente suníes, el presidente alauita de 47 años ha recurrido a ataques de artillería y aéreos de creciente ferocidad para contener el avance insurgente.

Ataques contra rebeldes

Aviones de guerra sirios bombardearon ayer posiciones insurgentes al este de Damasco y una población en el suroeste, dijeron activistas, en una campaña militar del Gobierno que se ha prolongado por un mes y que de momento ha sido infructuosa para desplazar a los rebeldes de los alrededores de la capital.

Activistas también reportaron intensos enfrentamientos en el distrito palestino de Yarmouk, en el sur de Damasco, entre rebeldes y combatientes de una facción palestina partidaria de Asaad.

En el norte, rebeldes dijeron haber tomado control de una institución de infantería en la provincia de Aleppo, pero el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos dijo que aún se llevaban a cabo intensos combates en el lugar al caer la tarde, y estimó que durante la jornada unas 70 personas murieron en el país por causa de la violencia.

Un alto comandante militar de la OTAN, el almirante James Stavridis, dijo que una serie de proyectiles Scud fueron lanzados dentro de Siria en los últimos días hacia objetivos de la oposición y que "algunos cayeron muy cerca de la frontera turca, lo que es preocupante".