resumen noticias

ACELERARON la operación de ChávezUn vómito de sangre y dolores en el abdomenSEGÚN DIARIO ABC

Los Informes MÉDICOS conocidos por el periódico español ABC revelan el estado crítico en el que se encuentra el gobernante de Venezuela

Lunes, 10 de Diciembre de 2012

l diario español ABC entregó detalles de los informes médicos del gobernante Hugo Chávez referidos a los síntomas que desencadenaron el viaje de urgencia que realizó el mandatario el 27 de noviembre a Cuba, lo que precipitó la decisión final sobre una nueva intervención quirúrgica en La Habana. El anuncio lo hizo el propio mandatario el fin de semana.

Chávez sufrió fuertes dolores en el abdomen y vomitó sangre, lo que le dio carácter de urgencia a su viaje a Cuba, dice el periódico español. Se trata de los "nuevos síntomas" a los que crípticamente se ha referido Chávez al explicar el agravamiento de su situación, y cuyos detalles ABC conoce de fuentes de inteligencia con acceso a los informes médicos.

ABC publicó hace 10 días, citando las mismas fuentes, que el venezolano había sufrido una recurrencia del cáncer en la misma zona pélvica en la que había sido intervenido en dos ocasiones previas, algo que ahora ha tenido que reconocer el propio paciente. También se refirieron a una metástasis en los huesos que agrava el diagnóstico.

Pérdidas de conciencia

El gobernante llegó a Cuba el 27 de noviembre en "condición crítica", según los informes médicos que menciona ABC. Esos datos revelan que el sábado 24 de noviembre el venezolano sintió un fuerte dolor en el abdomen y fue incapaz de levantarse de la cama. Por la noche sufrió dos pérdidas de conciencia, de entre dos y dos minutos y medio cada una. Con mayores dolores, el lunes 26 vomitó sangre y rechazó comer. Al día siguiente fue trasladado a La Habana en un avión de la fuerza aérea cubana.

Para el día 28 se había previsto la llegada de un equipo médico de Rusia, compuesto por oncólogos, cirujanos y un bioquímico, que voló a La Habana en un avión gubernamental ruso especialmente equipado. La posibilidad de una operación ya se barajaba desde que, en una revisión médica hecha a Chávez en el desplazamiento que hizo a Cuba justo tras las elecciones presidenciales del 7 de octubre, le fuera descubierta la recurrencia cancerígena. Desde ese viaje el venezolano dejó de aparecer en público.

Descartan quimioterapia

De los más recientes exámenes para determinar si el vómito de sangre era consecuencia del mismo tumor, era un nuevo foco cancerígeno o se debía a una úlcera causada por la elevada cantidad de medicamentos ingeridos por Chávez se aconsejó finalmente su inmediata intervención quirúrgica. Una nueva ronda de quimioterapia fue descartada porque el precario estado del socialista ya no lo permitiría.

La razón dada inicialmente para el viaje a la isla del Caribe de final de noviembre fue la conveniencia de un tratamiento con cámara hiperbárica. Al parecer, éste estaba destinado a intentar curarle las heridas que en la pierna aún le quedan de las quemaduras de las radiaciones que se le aplicaron meses atrás y que persisten en no cerrarse del todo.

A principio de este año, ABC publicó un informe en el que aseguraba que Chávez sólo tendría un año de vida, debido a que "presenta metástasis en los huesos, la espina dorsal y tumor en el colon".

La metástasis en huesos, que le provocan dolores muy fuertes en el fémur izquierdo, no ha podido atajarse. Según datos médicos, sus gestos evidencian el enorme sufrimiento por el que atraviesa.

El propio Chávez admitió en su aparición del sábado que sufre "dolores de alguna importancia", que sólo logra rebajar con potentes calmantes. Lo dijo parándose en buscar palabras que no parecieran demasiado alarmistas, pero sus gestos evidenciaban el momento por el que atraviesa.

Chávez tardó varios días en lograr una estabilización. Pasó varias jornadas sin salir siquiera al jardín del Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (Cimeq), el hospital de La Habana donde se le trata.

Tampoco fue capaz de grabar un mensaje para los venezolanos, a pesar de haber pedido que cámaras de televisión estuvieran a su disposición.

Finalmente pudo restituir fuerzas para marchar dos días a Caracas con el objetivo de anunciar sus planes de sucesión. El solo hecho de que haya abordado esta cuestión es una clara señal de que probablemente asume que ha entrado en un ciclo de definitivo deterioro.

La condición en la que se encuentra refleja "meses de negligencia" en el tratamiento de su cáncer, según indican los médicos que lo atienden.

Además de que ya hace año y medio fue advertido de que suspendiera su actividad presidencial y se sometiera a un tratamiento adecuado —un viaje a Moscú llegó a estar programado para ser atendido en un hospital militar ruso—, en la recta final de las elecciones presidenciales venezolanas llegó a negarse a nuevos exámenes médicos, alegando que estaba curado.

Ayer llegó a Cuba, para su cuarta cirugía por el cáncer que lo persigue desde el 2011.