Implican en trama criminal a exfuncionaria cercana a Lula

La policía la acusa de organización criminal. Días atrás, fue incriminada por tráfico de influencia, falsedad ideológica y corrupción

Rosemary Noronha, hasta el mes pasado, dirigía la oficina regional de la presidencia de Brasil en Sao Paulo, cargo en el que inicialmente fue nombrada en 2005 por Ignacio Lula Da Silva. foto edh

BRASIL. La Policía Federal (PF) brasileña cerró la investigación sobre una red de tráfico de influencias en organismos federales y acusó a 23 personas, incluida la ex jefa de la oficina de la presidencia en Sao Paulo, informó la prensa local.

Rosemary Noronha, destituida el 24 de noviembre de su cargo de jefa de la oficina de la presidencia en Sao Paulo, es acusada, entre otros delitos, de corrupción pasiva, tráfico de influencias y asociación para delinquir, indicó el sitio web del diario Estado.

La PF señaló que Noronha mantenía una "relación estable" con otros integrantes del grupo, que compraba decisiones y falsificaba informes para favorecer intereses empresariales y garantizar cargos públicos, indicó el rotativo.

Por otro lado, la policía involucró también en la red a un exdirector de la Agencia Nacional de Transportes (Antaq), destituido el viernes.

La investigación comprende a funcionarios de organismos como el ministerio de Educación y las agencias de aguas, aviación civil y de transporte marítimo, entre otros.

La Policía entregó sus conclusiones a un tribunal federal, que a su vez las remitirá a la fiscalía para que los evalúe y decida si formaliza una acusación ante la justicia.

A finales de noviembre, en el marco de la operación "Puerto Seguro", la policía allanó edificios gubernamentales, detuvo a seis funcionarios y emitió denuncias contra otros 12, incluida Noronha, que niega haber actuado de forma indebida.

La presidenta Dilma Rousseff, quien ha perdido a siete ministros por sospechas de corrupción, actuó de forma "implacable ante los indicios" y ordenó la destitución de todos los funcionarios sospechosos, según comentó el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, en una comparecencia en la Cámara de Diputados.

Cardozo, informó al Congreso de la operación de la policía, a la que apoyó en su trabajo. Ni él ni la Presidenta de la República, Rousseff, fueron advertidos antes de las detenciones.

Gran influencia

Es esta acusada la que más preocupa a la presidenta Rousseff ya que Rosemary fue asesora personal de Lula durante sus dos gobiernos, gozaba de pasaporte diplomático y realizó 30 viajes internacionales a 23 países en el avión presidencial como su asesora personal.

Según la investigación, Noronha obtuvo dinero, empleos para sus familiares, muebles, cirugías y hasta un viaje en crucero a cambio de ayudar a sus cómplices a conseguir beneficios para empresas contratistas del Estado.

Fue Lula quién pidió a Dilma, al dejar la presidencia, que nombrara a Rosemary asesora de la Presidencia de la República en Sao Paulo.

Noronha, de 57 años, fue presentada por los medios brasileños como una mujer influyente en el gobierno debido a una supuesta relación sentimental con el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), que Cardozo calificó de "especulación".

Los materiales confiscados en el mencionado allanamiento, entre los que hay 10,000 mails y registros de llamadas telefónicas, se filtraron con cuentagotas esta semana y apuntan a que Noronha tenía gran confianza con Lula. Tanta que según fuentes de la investigación lo llamaba Luiz Inacio en vez de "presidente" y mantuvo 122 contactos telefónicos con él desde que dejó el poder, el 1º de enero de 2011.

Según la Policía, Rosemary se aprovechaba de su intimidad con el expresidente para favorecer a empresas facilitándoles con sigilo informaciones del gobierno.

Rosemary Noronha también fue secretaria de José Dirceu, exministro de Lula condenado a 11 años de prisión por sobornar a legisladores afines al oficialismo en el caso del "mensalão".

El Partido de los Trabajadores, al que estaba afiliada Rosemary, ha afirmado que si se confirmaran las denuncias de la policía, la exasesora podrá ser expulsada del partido.

Según Cardozo, en las investigaciones no aparece en ningún momento implicado Lula, quien al saber noticia dijo que se había sentido apuñalado por la espalda por su antigua asesora. El viernes, en Berlín, Lula se limitó a decir sobre la operación: "no, no me causó sorpresa", según señaló Estado. —AGENCIAS.