Dicen "sí" a licencias para los inmigrantes en Illinois

Primera vez que republicanos en el senado de Illinois se pronuncian a favor de este proyecto

SPRINGFIELD. Una iniciativa que busca que los extranjeros en condición migratoria irregular puedan obtener licencias de conducir en Illinois superó otro escollo ayer, cuando el Senado estatal aprobó la iniciativa con 41 votos a favor y 14 en contra. Ahora se dirige a la cámara baja estatal.

El proyecto de ley permitiría a los inmigrantes presentar la prueba de manejo, obtener su licencia y adquirir un seguro sin que por ello corran peligro de ser deportados.

Illinois podría ser así el tercer estado que autoriza a inmigrantes sin autorización para obtener licencias de conducir, uniéndose a Washington y Nuevo México.

Las licencias tendrán una apariencia distinta que las licencias permanentes y no podrían usarse para otros propósitos, como abordar un avión o identificarse para votar.

Illinois tiene unos 250,000 inmigrantes que residen de manera irregular en Estados Unidos y que conducen sin seguro, afirman los partidarios del proyecto, quienes aseguran que el plan busca incrementar la seguridad y ahorrar dinero. Sus opositores instan al gobierno federal a asumir una reforma migratoria más amplia.

El tono de las deliberaciones en el Senado –con pocas impugnaciones– constituyó un contraste marcado sobre el tema respecto de años previos. El proyecto de ley recibió luz verde en la cámara alta tras el devastador descalabro que sufrieron los republicanos en las elecciones del 6 de noviembre y que ellos mismos atribuyeron en parte a su falta de atractivo frente a los inmigrantes y otras minorías.

Un vocero del presidente de la Cámara de Representantes local, Mike Madigan, dijo que posiblemente la iniciativa será sometida a votación en enero.

El proyecto de ley, que auspició el presidente del Senado, el demócrata John Cullerton, fue presentado alegando que era en el interés de aumentar la seguridad pública y reducir los costos de los daños que causan los conductores sin seguro.

"El costo recae en la sociedad cuando se tienen conductores que no tienen seguro, que no están capacitados y que no han pasado la prueba de manejo... Estas personas no harán nada que derive en su deportación. El gobierno federal no va a deportarlos. Ya están aquí", afirmó el senador estatal Bill Brady, republicano de Bloomington, quien se pronunció a favor de la iniciativa. "Debemos encontrar una solución en este aspecto", agregó.

Antes de la votación, durante una conferencia de prensa, Brady y otros republicanos exhortaron a sus colegas a que aprobaran la iniciativa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.