Denuncian que pandilleros abusan de pacientes de psiquiátrico

Llamado al gobierno de Guatemala para que tome las medidas necesarias para proteger a los pacientes.

GUATEMALA. Organizaciones de defensa de derechos humanos dicen que varias mujeres y niños fueron sometidos a abusos en un hospital psiquiátrico público de Guatemala.

La investigación fue realizada por la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala y la organización Disability Rights International. Los resultados fueron presentados a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La directora ejecutiva de la oficina del Arzobispado dijo ayer que la investigación encontró que pacientes del hospital Federico Mora padecen de falta de atención médica y que son objetos de abusos por parte del personal y reclusos de una prisión cercana, que fueron admitidos en el hospital.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos hizo un llamado a que el gobierno guatemalteco tome las medidas necesarias para proteger a los pacientes y abra una investigación oficial para esclarecer las denuncias del informe.

"Queremos alertar a las autoridades que estos pacientes están siendo sometidos a estos abusos", dijo Rodenas en una entrevista con AP.

La pesquisa fue realizada a lo largo de 2012. Según las denuncias presentadas y testimonios recabados, los presos son pandilleros que tienen nexos con la mara Salvatrucha, una violenta pandilla callejera centroamericana.

"Encontramos un clima de terror. Hasta las autoridades hospitalarias le tienen miedo a sus propios empleados", dijo la investigadora y abogada de DRI, Sofia Galván, en un comunicado. "Las autoridades nos dijeron que no pueden remover a abusadores porque tienen miedo de ser asesinados por pandilleros por los vínculos entre empleados y la mara Salvatrucha".

La organización Disability Rights International dijo que la población total de pacientes del hospital es de unas 340 personas, pero que sólo vio a unos pocos en estado de aislamiento, incluyendo a una adolescente.

El psiquiátrico atiende a pacientes con discapacidades psiquiátricas e intelectuales, la mayor parte abandonados en las puertas del centro médico. —AGENCIAS