resumen noticias

Dos arrestados acusados de terrorismo en la Florida

De ser declarados culpables afrontarían una condena máxima de 15 años de cárcel por el primer cargo y cadena perpetua por el segundo.

Sábado, 1 de Diciembre de 2012

MIAMI. Dos paquistaníes con nacionalidad estadounidense afrontan cargos de conspirar para suministrar material de apoyo a terroristas y de conspiración para utilizar un arma de destrucción masiva, informó ayer la Fiscalía Federal del distrito sur del estado de Florida (EE.UU.).

Los hermanos Raees Alam Qazi, de 20 años, y Sheheryar Alam Qazi, de 30, comparecieron ayer ante un tribunal federal de Fort Lauderdale, al norte de Miami, luego de ser arrestados el jueves por agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

Ambos acusados presuntamente conspiraron entre julio de 2011 hasta noviembre de este año para proveer a terroristas material de apoyo y recursos, incluyendo propiedades, servicios, financiación, equipos de comunicaciones y transporte, según el documento judicial del caso.

Las autoridades arguyeron que los hombres supuestamente suministraron ese material teniendo conocimiento de que sería utilizado para violar la ley en una conspiración para el uso de un arma de destrucción masiva.

Durante ese periodo de tiempo, de acuerdo con el documento, los acusados habrían conspirado para utilizar explosivos contra personas y propiedades en Estados Unidos, pero no se suministraron los detalles de esas presuntas actividades terroristas.

De ser declarados culpables afrontarían una condena máxima de 15 años de cárcel por el primer cargo y cadena perpetua por el segundo.

Raees Alam Qazi y Sheheryar Alam Qazi, que tienen residencia en Oakland Park, en el condado de Broward, contiguo a Miami, deben comparecer ante el tribunal el 7 de diciembre.

El fiscal federal Wifredo A. Ferrer dijo que "cualquier amenaza potencial que representaban esos dos individuos ha sido neutralizada".

Recordó que desde se produjeron los ataques terroristas contra Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, la prioridad del Departamento de Justicia y de su oficina es detener y juzgar a quienes cometen ese tipo de actos y aseguró que "este mandato no ha cambiado". —AGENCIAS