resumen noticias

Los Zetas, el terror de los mineros en México

Los cárteles de la droga han encontrado un lucrativo negocio

Viernes, 23 de Noviembre de 2012

MÉXICO. El gobierno de Felipe Calderón le declaró la guerra a los cárteles de droga y varios de Los Zetas han caído en esa lucha, pero el poder del grupo de narcos sigue vivo y ahora amenaza a los mineros del país. Los mineros de la zona carbonífera de Coahuila, estado mexicano vecino de EE.UU., además del riesgo de accidentes en pozos artesanales que dejan decenas de muertos desde 2006, ahora lidian con la amenazante presencia del cartel de Los Zetas.

La Cámara Minera Mexicana, que agrupa a las empresas del sector, denunció en su informe anual 2012 que la inseguridad es el principal desafío que enfrentan estos trabajadores.

"Por tratarse de actividades que se realizan mayormente en zonas apartadas de las ciudades, la explotación minera es uno de los sectores industriales más vulnerables ante el crimen organizado", confirmó el informe.

La zona minera ha sido invadida por Los Zetas que usa la carretera federal 57, en la zona carbonífera de Coahuila, para llevar cocaína a EE.UU. El ejército mexicano y la policía federal han establecido controles en las carreteras que van hacia EE.UU., pero aún así, los habitantes no se sienten seguros.

Los enfrentamientos con militares y policías se han vuelto frecuentes en los alrededores de Piedras Negras, una ciudad de 150 mil habitantes y paso a Eagle Pass en EE.UU., tras la fuga en septiembre de más de cien presos, promovida por Los Zetas.

Para la organización "Familia Pasta de Conchos", creada por allegado de los 65 mineros que murieron por una explosión en la mina del mismo nombre en 2006, la llegada de narcotraficantes ha sido facilitada por la falta de presencia del estado.

"Al no aceptar responsabilidades por falta de seguridad en las minas que es competencia del gobierno, al no haber sanciones por la muerte de los mineros, cualquiera se mete a sacar carbón", dice un investigador de esa ONG que pidió no ser identificado.

La denuncia sobre la presencia de narcotraficantes en las minas de carbón de Coahuila la hizo pública en octubre el exgobernador de ese estado y expresidente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Humberto Moreira, al responsabilizar al cartel de Los Zetas del asesinato de su hijo.

Según Moreira, alejado de la política tras un escándalo por endeudar excesivamente a su estado, Los Zetas actúan explotando directamente minas o comprando carbón a pequeños productores que luego venden a una corporación estatal, en complicidad con empresarios corruptos.

El precio de compra se multiplica hasta 30 veces, dejando una amplia ganancia para los intermediarios.

El secretario de Gobierno de México, Alejandro Poiré, reconoció a comienzos de noviembre, que desde hace un año se investiga la incursión de Los Zetas en las minas de carbón.

Según la Cámara Minera de México, México produce anualmente 15 millones de toneladas de carbón por unos $3,800 millones. Casi el 95 % se obtiene en Coahuila.

El diario Reforma indicó que los Zetas producen o compran unas 10,000 toneladas semanales que luego venden a 600 pesos (50 dólares) la tonelada. Es un negocio que puede dejarles al menos entre 22 y 25 millones de dólares anuales a ese grupo.

Las denuncias de que Los Zetas se han apropiado de algunas pequeñas minas han crecido, sobre todo después que su máximo jefe Heriberto Lazcano murió en octubre al enfrentarse con militares en Progreso, un pueblo donde aparecía ante los vecinos como explotador de un pozo artesanal. Lazcano fue abatido en la cancha de béisbol de ese poblado de menos de un millar de habitantes. Pero, su cadáver fue robado después por un comando armado.

Aunque el pasado 18 de noviembre la Policía desmanteló las redes de comunicaciones presuntamente utilizadas por el grupo criminal de Los Zetas en diversos municipios de Coahuila y Veracruz, informó la dependencia en un comunicado. Y el peligro sigue latente.

Los mineros afirman que ellos corren un doble riesgo; morir por un accidente o ser víctima de Los Zetas.

—AGENCIAS.