Condenan a narco a 448 años de cárcel por masacre en Guatemala

Participó en 19 asesinatos el 30 de noviembre de 2008

Víctor Hugo Morales González, durante un comparecencia en la Torre de Tribunales. Foto EDH / archivo

GUATEMALA. Un tribunal condenó ayer a 448 años de prisión al mexicano Víctor Hugo Morales, al ser hallado culpable de haber participado en una masacre de 19 personas en noviembre de 2008 en una comunidad del noroeste del país.

Durante una audiencia celebrada ayer por el Tribunal Primero de Mayor Riesgo, la jueza Jazmín Barrios dio valor probatorio a las evidencias presentadas por la Fiscalía en contra de Morales.

El condenado está sindicado de formar parte del grupo Los Zetas, brazo armado del cártel del Golfo y catalogado por Estados Unidos como un grupo de narcotraficantes.

El mexicano fue encontrado culpable de haber participado en la masacre perpetrada el 30 de noviembre de 2008 en la aldea Agua Zarca, del municipio de Santa Ana Huista, departamento de Huehuetenango.

La masacre se produjo durante un enfrentamiento entre Los Zetas y un grupo de narcos guatemaltecos.

El juicio fue el segundo contra Morales, alias El Amarillo, quien fue procesado por los delitos de "asesinato en forma continuada, conspiración, asociación ilegal de gente armada, asociación ilícita, tenencia ilegal de municiones y portación ilegal de arma de fuego".

En un primer juicio en mayo de 2010, Morales, originario de Xalapa, Veracruz (México) y de 28 años, fue condenado a 60 años de prisión por los delitos de conspiración y asociación ilegal.

En esa ocasión fue absuelto de los delitos por los que se le inició el nuevo juicio el pasado lunes, debido a que el Tribunal de Sentencia de Huehuetenango no encontró entonces suficientes elementos que demostraran su culpabilidad.

El fallo fue impugnado por la Fiscalía que solicitó un nuevo juicio al considerar que El Amarillo habría sido uno de los integrantes del grupo de Los Zetas que participó en la masacre de 19 supuesto narcotraficantes, mexicanos y guatemaltecos, que se perpetró en la aldea Agua Zarca.

Según las investigaciones, la "narcomatanza" en Huehuetenango se pudo haber producido por la disputa del territorio para el tráfico de droga o el robo de un alijo de cocaína.

Morales fue capturado poco después de la masacre, con heridas en un brazo y una pierna, y las fuerzas de seguridad le decomisaron un fusil M-16, una granada, un chaleco antibalas y cargadores. —AGENCIAS

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.