resumen noticias

CIJ redefine frontera marítima Nicaragua y Colombia

El presidente de Colombia, Manuel Santos, criticó el fallo de La Haya

Lunes, 19 de Noviembre de 2012

LA HAYA. La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya redefinió ayer la frontera limítrofe de Colombia y Nicaragua en el Caribe y concedió a Managua y Bogotá algunas de sus reclamaciones.

Por un lado, el fallo amplía la jurisdicción de Managua sobre un área marítima rica en recursos petroleros y pesqueros. Sin embargo, también ratifica la soberanía colombiana sobre los siete islotes reclamados por Nicaragua, incluyendo las islas y los cayos del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

La CIJ amplió ayer la jurisdicción de Nicaragua sobre una amplia zona del Mar Caribe rica en recursos petroleros y mineros que controlaba Colombia, en un fallo celebrado por el país centroamericano.

Aunque a Colombia le fue ratificada la soberanía sobre 7 islotes que reclamaba Nicaragua, la decisión fue leída como adversa por analistas y ex funcionarios por representar la pérdida de control sobre una amplia plataforma marítima con elevado potencial económico.

Peter Tomka, presidente del tribunal de 15 magistrados, leyó el fallo que fijó las coordenadas de un complejo trazado de la nueva frontera que, sin embargo, mantiene la jurisdicción colombiana sobre los islotes, así como en un radio de 12 millas náuticas alrededor de los cayos de Serrana y Quitasueño.

Pero modificó los límites desde la frontera previa establecida en el meridiano 82 y que Nicaragua consideraba que vulneraba sus derechos sobre el mar.

El representante de Nicaragua ante La Haya, Carlos Argüello, sostuvo: "dentro de lo que nosotros habíamos previsto, esto era el mejor resultado posible, así que estamos muy contentos todos".

"Ni el (meridiano) 82 es límite, ni tampoco estamos encerramos enfrente de las islas, así que la Corte nos ha dado unos espacios marítimos importantísimos", explicó.

Más tarde, en Colombia, el presidente Juan Manuel Santos rechazó el fallo que expandió la frontera marítima en favor de Nicaragua.

Santos afirmó después de reunirse con su gabinete que "hubo omisiones, errores, excesos, inconsistencias, que no podemos aceptar".

El mandatario no descartó mecanismos legales para defender los derechos del país en el área disputada del mar Caribe, rica en recursos petroleros y pesqueros.

Pese a las declaraciones del mandatario colombiano, las decisiones de la CIJ son inapelables y de obligatorio cumplimiento, por lo que no está claro a qué mecanismos legales podría recurrir Colombia.

El contencioso Colombia- Nicaragua partió de una demanda interpuesta en diciembre de 2001 por el Gobierno nicaragüense, que en 1980 había declarado nulo e inválido el Tratado de límites Esguerra-Bárcenas, firmado en 1928, cuando Nicaragua estaba ocupada por tropas estadounidenses.

El archipiélago de San Andrés dista 190 kilómetros de Nicaragua y 775 kilómetros de la Colombia continental. —AGENCIAS.