Israel ataca cuarteles generales de Hamás

El gobierno israelí insiste en que esta operación "tiene objetivos específicos"

JERUSALÉN. Aviones de guerra de Israel bombardearon el sábado edificios de Gobierno del grupo palestino Hamás en la Franja de Gaza, incluyendo la oficina del primer ministro, después de que el gabinete israelí aprobara la movilización de hasta 75,000 reservistas en preparativos para una posible invasión terrestre.

Según fuentes oficiales palestinas, entre los blancos atacados en las últimas horas se encuentran la sede del Gobierno de Hamás en Gaza, el estadio Palestina y un centro de deporte y juventud adscrito al Ministerio de Deporte, así como el complejo central de la Policía de Hamás en Gaza y otras comisarías.

La población trata de mantenerse lejos de las instituciones oficiales, incluso de las ya bombardeadas, porque algunos de ellos han sido atacados en múltiples ocasiones por los aviones israelíes.

Estos también alcanzaron hoy dos viviendas pertenecientes a destacados funcionarios del Ejecutivo de Hamás: una en el campo de refugiados de Yabalia, al norte, y otra en la capital de la franja.

De acuerdo con el parte diario del Ejército israelí, entre los últimos objetivos de la aviación estuvieron edificios gubernamentales, escuadrones de lanzadores de cohetes, el Ministerio del Interior de Hamás, una comisaría de Policía, una instalación de entrenamiento del movimiento islamista, túneles de contrabando, centros de almacenamiento de armas y cohetes de medio-alcance.

Desde el inicio de su ofensiva, Israel ha atacado aproximadamente 950 objetivos en la franja, dijo a Efe una portavoz militar.

Por su parte, las milicias palestinas dispararon ayer contra Israel 158 cohetes, de los que 34 fueron derribados en el aire por la batería anti-misiles Cúpula de Hierro, según datos del Ejército israelí.

Hamás, el movimiento islamista que gobierna la Franja de Gaza, dijo que misiles israelíes destruyeron el edificio de oficinas del primer ministro Ismail Haniyeh –donde recibió el viernes a su homólogo egipcio – y atacó la sede de la policía.

Hasta ayer, en el cuarto día de cruce de cohetes de ambos bandos, 45 palestinos han muerto; mientras que el número de muertos israelíes asciende a tres civiles y los heridos a unos veinte.

Mientras tanques y artillería israelíes se encuentran posicionados junto a la frontera con Gaza y sin señal a la vista de que las hostilidades vayan a cesar, el ministro de Asuntos Exteriores de Túnez viajó al enclave palestino para expresar solidaridad a residentes.

Israel lanzó su campaña aérea el miércoles con la intención declarada de disuadir a Hamás de seguir lanzando cohetes hacia sus comunidades del sur. Los ataques con proyectiles se han intensificado recientemente y ahora alcanzan blancos a mayor distancia.

La operación ha contado con el apoyo de Occidente. Estados Unidos y países europeos consideran que Israel tiene derecho a la autodefensa, aunque han hecho llamados a ambos bandos para que eviten las víctimas civiles.

Hamás, rechazado por Occidente por su negativa a reconocer a Israel, dice que los ataques a través de la frontera se producen en respuesta a las incursiones israelíes contra combatientes palestinos en Gaza.

Uno de los viceprimeros ministros israelíes, Dan Meridor, durante una entrevista en el informativo del canal 10 de la televisión israelí, ha insistido en que la operación "Pilar Defensivo" tiene "objetivos específicos".

"Los objetivos de esta operación son modestos, no exagerados", ha señalado y ha admitido que Israel ha "aprendido de anteriores experiencias en las que hubo involuntariamente muchas víctimas civiles. —AGENCIAS