Matan a exalcaldesa que había sobrevivido a dos atentados

Fue reportada como desaparecida el 14 de noviembre

La exalcaldesa muestra las secuelas del ataque que sufrió en 2009 . Foto EDH

MICHOACÁN. La exalcaldesa del municipio mexicano de Tiquicheo María Santos Gorrostieta Salazar, que había sufrido dos atentados desde 2009, fue asesinada por desconocidos, informaron ayer fuentes de la fiscalía del estado de Michoacán.

Gorrostieta Salazar, de 36 años, fue desde 2008 y hasta comienzos de este año alcaldesa del municipio situado al el sur del país, de unos 15,000 habitantes y con fuerte presencia de varios carteles de la droga, entre ellos la Familia Michoacana.

El 15 de octubre de 2009 Santos, que entonces presidía la alcaldía del pueblo, sufrió un ataque cuando viajaba con su esposo José Sánchez, que murió en el atentado. Sobreviven los tres hijos de la pareja.

El 22 de enero de 2010 fue atacada por segunda ocasión por un grupo armado. La camioneta en la que viajaba recibió 30 impactos de bala. Ella recibió tres.

Las fuentes de la Procuraduría General de Michoacán dijeron a medios locales que el cuerpo de la exalcaldesa fue localizado el jueves en un paraje del municipio de Cuitzeo, cerca de la capital del estado, Morelia.

Agregaron que el cadáver solo pudo ser identificado hasta ayer por familiares de Gorrostieta Salazar. El cuerpo tenía heridas en las rodillas y dos golpes que parecen mortales en la nuca, además de marcas de que había sido maniatada.

De acuerdo con la versión de desaparición hecha por la persona cercana a la expresidenta municipal, la última vez que tuvieron contacto con ella fue el reciente lunes 12 de noviembre, por lo que presentaron la denuncia correspondiente dos días después.

No se ha informado sobre los posibles autores de este asesinato, pero las sospechas apuntan a posibles integrantes del crimen organizado que operan en esa comarca.

La última vez que Gorrostieta Salazar tuvo una sonada aparición pública fue el 24 de enero del año pasado, cuando mostró fotografías del torso y de la espalda para enseñar las cicatrices de los balazos que había recibido.

"Es testimonio vivo de que soy una mujer con fuerza y entereza, de que a pesar de mis heridas físicas y mentales, sigo de pie", dijo la entonces alcaldesa de Tiquicheo al cumplirse un año del último atentado que sufrió.

El estado de Michoacán, donde hay extensos cultivos de marihuana y amapola, es una de las regiones donde los carteles de la droga libran una guerra por el control de la comarca y por las costas de la zona que se usan para el trasiego de drogas.

María Santos fue electa por el PRI, instituto político al cual renunció y posteriormente se afilió al PRD.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.