Tras terremoto, gestionan pedir a EE.UU. un TPS

La cifra de damnificados por el terremoto de magnitud 7.2 Richter que sacudió hace ocho días Guatemala aumentó a 25 mil 840 personas.

GUATEMALA. El presidente Otto Pérez Molina dijo ayer que gestiona una entrevista con su colega de EE.UU., Barack Obama, para pedirle personalmente un Estatuto de Protección Temporal (TPS) para los inmigrantes guatemaltecos, como una medida en el proceso de reconstrucción del país, tras el terremoto de la semana pasada.

El mandatario dijo a los periodistas que esa medida, así como la detención de las deportaciones de los inmigrantes indocumentados por parte de las autoridades estadounidenses, contribuirá de forma substancial al proceso de reconstrucción de Guatemala, tras el terremoto de magnitud 7.2 que azotó este país el pasado miércoles.

"Estoy empeñado en hacer el mejor esfuerzo. Le he pedido al canciller (Harold Caballeros) que haga las gestiones" ante la Casa Blanca para que el presidente Obama "nos reciba cuando tenga un espacio" en su agenda, indicó el gobernante.

Pérez Molina hizo el anuncio durante una visita al departamento de San Marcos, el más afectado por el terremoto que dejó 44 fallecidos y 25 mil 840 damnificados, en donde coordina los trabajos de reconstrucción y atención a los afectados.

El mandatario indicó que espera una respuesta positiva de parte de Washington antes de que concluya este año, y aseguró que está dispuesto a viajar a Estados Unidos "en cualquier momento".

De no ser posible la reunión con Obama, aclaró, de forma paralela la Cancillería gestiona una reunión de la vicepresidenta Roxana Baldetti con su homólogo estadounidense Joe Biden, y con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, con el mismo objetivo.

El pasado viernes, Pérez Molina envió una carta a Obama, en la que le informa de la situación en Guatemala, le solicitó detener las deportaciones de los inmigrantes guatemaltecos y reiteró la petición de TPS para los inmigrantes guatemaltecos.

En Estados Unidos, según la Cancillería, radican 1.3 millones de guatemaltecos, el 60 por ciento de ellos en condición de indocumentados.

—AGENCIAS.